A Vueltas con la Hora

Ya está aquí de nuevo. Como es costumbre, volvemos a cambiar la hora y, esta vez, nos toca adelantar el reloj, lo que implica que dormiremos una hora menos. Y con ello, la polémica. Pero antes de nada me gustaría aclarar una cosa, NO, no es cierto que España y Portugal tengan el mismo huso horario. Veamos por qué.

Comencemos por el principio. ¿Por qué y cómo se divide la tierra en franjas horarias?. El porqué parece evidente, un ciudadano de Tokyo no puede regirse por el mismo horario que uno de Albacete dado que existen 9 horas de diferencia, y no hablamos de horas de reloj, sino solares. Como es sabido, en cada punto de nuestro planeta, el sol alcanza sus máximos en momentos diferentes en función de su longitud. Y ese es el siguiente paso. En aras de mejorar y permitir la ubicación de todos los puntos de la Tierra, los humanos hemos desarrollado un sistema de coordenadas que aplicamos gracias al empleo de unas líneas imaginarias llamadas paralelos (que determinan la latitud) y  los meridianos (la longitud). Los primeros dividen el planeta  en franjas horizontales paralelas al ecuador (el paralelo cero), mientras que los segundos dividen la tierra como si de gajos de una naranja se tratase.

lon

Omitamos los paralelos, ya que no los requerimos para resolver nuestra cuestión. ¿Cómo se determinaron los meridianos? Para empezar sabemos que una circunferencia tiene 360º y, si dividimos esta cantidad entre el número de horas de un día (24), obtenemos que cada meridiano se encuentra a 15º de distancia de su siguiente y su anterior. Ahora que tenemos los tamaños de las franjas, es preciso marcar un punto por el cual empezar, el punto cero. En la edad media existieron numerosos puntos de referencia y, cada uno de ellos, se regía bajo la hora de un observatorio concreto. Con la evolución de las sociedades y las oscilaciones del poder político de cada país, se determinó que este punto cero se guiase según la hora del observatorio de Greenwich, en Londres.

Hasta aquí no existe problema alguno. Ahora vamos a pasar de todas las correcciones que se realizan a diario en el tiempo y nos vamos a centrar en la hora política y para ello, debemos partir de la base de que, habitualmente, la hora oficial de un país viene determinada por la de su capital. Así pues, cada país suele escoger la hora por su capital, o, en el caso de países con múltiples husos horarios, por las ciudades que crean convenientes.

Volviendo a la afirmación del principio, ¿por qué no está España en el mismo huso horario que Portugal si estamos juntos? La respuesta es sencilla, el “rango de acción” de cada huso horario se atribuye en franjas de 15º con el eje central de cada meridiano. Es decir, a un meridiano X se le corresponde una hora y, dicha hora se le adjudica a todas las posiciones que se encuentran hasta 7’5º al este y 7’5º al oeste de dicho meridiano. En el caso de España, nuestro meridiano de referencia es el 0, el de Greenwich, el cual pasa por Cataluña, sin embargo, este límite imaginario de los 7’5º atraviesa Galicia y Portugal, quedando la ciudad de Lisboa bajo la influencia del siguiente huso horario. Por tanto, y adaptando la hora de su capital, Portugal siempre tendría que tener una hora menos que nosotros. ¿Les vale la pena dicho cambio? La verdad es que, dado que se encuentran en la frontera de ambos husos, las diferencias que pueden tener son de escasos 10 minutos. Un tiempo que, a mi entender, no justifica la propuesta de modificación del huso horario que tan desesperadamente los miembros del Bloque Nacionalista Galego vienen realizando en los últimos tiempos.

Time_zones_of_Europe-L

Las líneas rojas de la imagen determinan los límites de los husos horarios.

La pregunta lógica ahora mismo sería, ¿por qué tiene Reino Unido la misma hora que Portugal si no están en el mismo huso horario? Olvidémonos del pasado, de si la hora en España se cambió en el 1940 o en el 600 antes de Jesucristo. La unión europea, entre sus múltiples directivas, ha recomendado a todos los países integrantes que adopten una de las dos posibles combinaciones de horas: o bien +0 +1 (horarios de verano e invierno) o bien +1 +2. Todos los países miembros de la UE  han acogido la medida +1 +2, excepto Reino Unido e Irlanda. Portugal, para no quedar descolgado dos horas con respecto de España y una con Reino Unido decidió tomar la hora de éstos. Los motivos por los que una hora común son beneficiosos son más que evidentes y no creo que haga falta desgranarlos. España, Francia, Bélgica u Holanda son países bajo la influencia del meridiano 0 y, sin embargo, utilizan el +1 +2 y en África otros muchos países utilizan el +1 +2 como nosotros. ¿Somos nosotros los que vamos mal? Personalmente no lo creo.

El problema temporal y la razón por la que el cambio de hora invierno-verano se lleva a cabo se aplica más que nada por todos los países del este de Europa. ¿Recordáis ese límite de 7’5º que pasa por Portugal? Pues su equivalente por el lado oeste pasa, aproximadamente por la altura de Mónaco, por lo que a Italia, Suiza, Alemania, Dinarmarca o Austria no les corresponde estar en nuestro huso horario. Ellos, al contrario que nosotros, sí se rigen por la hora que les corresponde.

Creo que esta breve explicación es suficiente para explicar los motivos por los que tenemos la hora que tenemos. Otra cosa bien distinta es el debate de si debemos mantener el cambio de hora para ahorrar energía. Personalmente creo que la respuesta es bien sencilla; es preciso calcular la cantidad de ahorro energético que se produce (que es importante) y restarle la pérdida de dinero que produce la bajada de la productividad nacional tras los cambios de hora, aunque yo, sigo sin verle problema alguno. En cualquier caso, dudo mucho que modificar la hora nacional para coordinarla con el +0 suponga un cambio importante en los hábitos de vida de los españoles, pensemos en Francia o Bélgica quienes, con el mismo error que nosotros, utilizan un horario de vida europeo. El problema no es comer a las 13.00 o a las 14.00, el problema que nos diferencia del resto de Europa es tener hora y media para comer y acostarnos a las 12 de la noche. Es ahí donde se nos van las horas.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votos, media : 4,00 sobre 5)
Cargando…

Comentarios

Comentario

E Fdez

Fuera del perro, un libro es probablemente el mejor amigo del hombre, y dentro del perro probablemente está demasiado oscuro para leer. Una creencia: todo el mundo debería creer en algo, yo creo que voy a seguir leyendo, discúlpenme.

Comments are closed.