Armando Ordás: “¿Invierten en investigación porque son los más ricos o son los más ricos porque invierten en investigación?”

Las primeras luces de la mañana asomaban entre las enrevesadas callejuelas de la zona vieja de Pontevedra. En la entrada del Liceo Casino, nuestro lugar habitual de encuentro, conocemos a Armando Ordás Pérez; Doctor en Ingeniería Agrónoma por la Universidad Politécnica de Madrid y Máster of Science en Mejora Genética Vegetal y Estadística por la Universidad de Minnesota (EE.UU.). Entre sus logros profesionales destacan el haber sido Director de la Misión Biológica de Galicia, Coordinador Institucional de CSIC en Galicia, autor de 141 artículos de su especialidad publicados en revistas científicas con revisores, así como de 21 capítulos en 16 libros y 22 artículos en revistas de divulgación, además de tener seis sexenios de investigación evaluados positivamente por la Comisión Nacional Evaluadora de la Actividad Investigadora; pudiendo continuar con un sobresaliente currículum.

Sin mayor retraso le invitamos a tomar un café y, antes de darnos cuenta, ya estábamos introduciéndonos en temas realmente interesantes, dejándonos llevar por el ambiente tertuliano del lugar.

The21: Como algo un poco introductorio: ¿Cómo relacionaría la investigación y la sociedad?

Armando Ordás (AO): Los países que más invierten en investigación son EEUU, Japón, Alemania, Suecia, Francia, Reino Unido, Holanda, Finlandia, Dinamarca… ¡Qué casualidad! ¡Los países más ricos! Y la pregunta clave es, ¿Invierten en investigación porque son los más ricos o son los más ricos porque invierten en investigación? Lo que está claro es que si no invertimos en investigación, en conocimiento, el futuro es muy negro. Produciríamos cosas porque seríamos incapaces de desarrollarlas; viviríamos siervos de esos países.

Un ejemplo es Japón. Tras la Segunda Guerra Mundial el país quedó arrasado. ¿Qué hizo? Empezó copiando los modelos occidentales pero, poco a poco, aumentó su inversión en investigación básica y aplicada, desarrollando su propia tecnología y a día de hoy es una potencia. ¿Por qué? Porque invierten en conocimiento y en investigación.

IMG_7692

The21: Entonces la investigación es riqueza.

AO: Es riqueza física, material y espiritual; porque no debemos olvidar la investigación humanística. El hombre tiene que comer, pero también tenemos una cosa que se llama cerebro que nos permite disfrutar con buena música, un buen cuadro, un paisaje, charlando… y eso que es espiritual es muy importante. Hay que investigar en todos los terrenos.

The21: Porque a veces la gente entiende que la investigación es ponerse una bata blanca, estar en un laboratorio muy moderno…

AO: Y de repente ¡Chás! Un descubrimiento. Eso no es investigar. EEUU, donde yo me formé, genios hay, sí, pero un Mendel, un Newton, un Darwin… surgen de vez en cuando. Lo que hace que un país avance es esa masa de investigadores con sus instituciones, el apoyo del gobierno y de la sociedad que vive bien con ese avance del conocimiento. Aquí no, aquí siempre estamos con las palabras de los científicos de excelencia pero, ¿Qué es eso? ¿Qué es un científico de excelencia?

En EEUU todos son realmente científicos de excelencia. Tienen una gran ventaja y es su gran masa científica y un apoyo de las instituciones; han logrado una organización. En España se ha hecho mucho. La España de hoy no es la de hace 40 años cuando yo empecé; por entonces éramos unos “francotiradores”. Ahora somos menos “francotiradores” aunque un poco también. Se han ido montando unas instituciones de control de pero aún queda mucho por hacer.

Se calcula que un buen porcentaje de inversión en investigación es el 2% del PIB de un país, esa es la cifra mágica que se suele dar. Los países de la UE hace unos años dijeron que  para recuperar la diferencia con EEUU había que subir a un 3%. De esta forma en el año 2020 convergeríamos con EEUU. España ahora está en el 1.3%. Llegamos a estar en el 1.5 pero bajamos por el desmantelamiento terrible de los últimos años. Sólo se repone el 10% de las plazas. El CSIC, estoy hablando de memoria, no sé si ha perdido más de mil personas en estos años.

The21: ¿Hay apoyo desde el estado hacia la investigación?

AO: Poco. Casi nada. Un mínimo. Apoyo hay, pero me da la impresión de que no hay conciencia. El modelo español es el desarrollo especulativo, actividades que no generan bienes sustanciales.

The21: Es decir: ¿La investigación no es una prioridad?

AO: Visto lo visto, no.

The21: La investigación tiene beneficio pero a largo plazo. Quizás se tiende a buscar el beneficio instantáneo.

AO: Claro. Voy a poner un ejemplo, el estado de Oregón (EEUU) es una gran potencia científica en el ámbito forestal; su programa de investigación en forestales empezó a finales del XIX. Estos científicos sabían que ellos no verían el resultado de su trabajo dado que los árboles crecen despacio; estos señores tenían visión de futuro. Ten en cuenta que si querían que Oregón fuese una potencia dentro de 100 años tenían que empezar ellos, aunque no lo viesen ni ellos ni sus hijos. Aquí las elecciones son cada cuatro años y no las adelantan y hay que conseguir beneficios ya.

IMG_7691

The21: Creo que la sociedad se encuentra dividida. ¿Es posible que esta división evite la existencia de un pensamiento único como nación y ralentice el avance atrasando esa visión a largo plazo?

AO: Creo que la investigación se nos vende a través de genios como, no sé, Ramón y Cajal. Yo trabajo en genética, cuyo principio está claro, el año 1886, cuando Gregor Mendel publicó su artículo. Logró darse cuenta de que la herencia no eran fluidos continuos sino partículas. El paso de herencia por fluido continuo a la herencia particular sólo lo puede ver un genio, la genética está hoy donde está por una persona que asienta los fundamentos y miles de investigadores humildes que han ido descubriendo algo de allí y algo de allá; así se consigue avanzar, así se consigue que la genética sea una disciplina de prestigio.

The21: Más a nivel individual, pensemos en qué es un investigador. Ese ente abstracto que es un investigador, ¿Qué 3 características  debe tener un investigador?

AO: La primera vocación, fundamental si no se tiene… Querer saber un poquito más, cuanto más se sabe más se descubre que todavía hay mucho más que se desconoce. Y uno sigue estudiando, tratando de aprender cada día pese a las posibles adversidades. Eso es vocación.

La segunda sería humildad; darse cuenta de que no sabe de todo y si sabe de un poco ya es mucho. En España alguien que destaca en algo ya lo hacen tertuliano, ya va a la televisión a hablar de cualquier cosa porque, como es un genio de no sé qué, ya puede hablar de todo.  Yo soy ingeniero agrónomo, estudié en la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Agrónomos de Madrid y una vez que tuve el título me fui a EEUU a la universidad de Minnesota, habitualmente situada en las clasificaciones mundiales entre las 30 mejores del mundo. Allí me dio clase el profesor Comstock.

Era una persona cuyos artículos estudié porque sentó las bases, entre otros, de la genética cuantitativa en los cincuenta, era un monstruo, no es premio Nobel ni nada por el estilo y era un hombre de la mayor humildad posible. El caso es que tras regresar a España años más tarde, quise hablar con él porque quería preguntarle unas cosas. Nos reunimos y se acordaba de mí, aunque me llamaba “Ordas” y no Ordás; te sientes hasta importante. Yo le expliqué que había terminado el máster en genética y que había vuelto a España, estuvo charlando conmigo media hora. Todo esto ocurrió en su despacho. Un despacho pequeño, todo lleno de papeles y que se veía que aquello estaba hirviendo.

Cuando volví a España tuve varios problemas con la universidad porque había dejado la tesis doctoral medio empezada y todavía me faltaban cursos de doctorado por hacer. En España, por aquel entonces, no existían los créditos, pero en EEUU sí. Entonces, en la misión biológica, me dijeron que con todo lo que había hecho, que era un nivel mucho más alto, podría convalidarlos; así que fui a hablar con el director de mi escuela. Tenía un despacho cinco o seis veces el del profesor Comstock; cuadros, una mesa muy amplia… Y yo pensé: “estuve con el doctor Comstock hace una semana en su despacho de trabajo y aquí estoy con este inútil, suplicándole que me admita la instancia”. Ni me hizo sentar, me dijo que lo estudiarían y más tarde me lo admitieron. Ahí está la diferencia entre un científico humilde, sin ostentación y un donnadie. Por eso decía vocación la primera y la segunda humildad.

¿La tercera cuál puede ser?…Perseverancia. Hay que tener mucha perseverancia. Quizás vaya incluida en vocación. Se parecen bastante aunque no son lo mismo. Puedes tener vocación pero si no tienes perseverancia…

“¿Y esto? ¡Hay que me confundí! Bueno pues lo repetimos”. El ser humano mete mucho la pata. Hay que ser conscientes de que puede ocurrir y no desmoralizarse. Así pues, vocación, humildad y perseverancia.

IMG_7700

The21: También extrapolo de aquí la ignorancia. Como dice usted de darnos cuenta de lo que no sabemos.

AO: Eso va en la humildad. La humildad es eso. Hombre sé de esto, sé mucho pero gracias a que sé esto acabo de descubrir que hay mucho más.

Si me permites hacer un inciso, hablando de lo de la universidad en España, ¿Cuántos premios Nobel tiene España? Severo Ochoa figura en las listas como norteamericano. La universidad donde yo estudié en EEUU tiene veinte. Y no es la mejor estadounidense. No es Harvard, ni UCLA, ni es el MIT… esa es la diferencia. Una universidad tiene veinte, es buena, pero no es la mejor… España tiene uno. Eso lo dice todo. Ser un Premio Nobel es una cosa particular, pero ¿tener sólo uno? Ese es el problema de España, se cree que como Cajal era un genio hay que buscar a genios. Lo que hay que buscar es a esa masa de científicos.

Lo que no tiene sentido es que en España, un científico que en EEUU es contratado por una universidad puntera, no sirva porque no pase ninguna de las pruebas. Es absurdo. Algo habrá. Algo falla.

The21: Recapitulando. Un investigador debe tener una visión diferente del mundo, una visión distinta, ¿Cuál sería la visión del mundo desde los ojos de un investigador?

AO: El mundo es un conjunto, una masa ingente de fenómenos y el investigador se fija en alguno y dice: ¿Qué pasa aquí? Yo creo que es eso. Como investigador hay que ver el mundo como una masa de hechos, de fenómenos y algún fenómeno llama la atención aunque generalmente suele ser muy curioso, le llama la atención todo pero a todo no puedes dedicarte; yo diría eso.

The21: ¿Cree que en el futuro tal vez en España se producirá un cambio? ¿Que la sociedad comprenderá la investigación?

AO: Bueno, yo creo que vosotros [los jóvenes] tenéis mucho que hacer. Hay que convencer a la sociedad de la importancia de la investigación. Los países nórdicos son unos de los que más invierten, la investigación genera beneficios. Por ejemplo el trabajo en investigación agraria de Francia, que tiene una investigación agraria muy fuerte; aunque también la organizaron muy bien. Francia distribuía semillas propias a los agricultores, impulsando las industrias francesas de semillas y hoy, en el campo del maíz, hay cuatro grandes casas: Monsanto, Syngenta, Tuponpioner y Limagrain, 3 norteamericanas y una francesa. ¿Por qué? Porque Francia en los 40 y 50 se dedicó mucho a una investigación encaminada a estudiar qué problemas tenía Francia.

Aquí somos demasiado libres. Está bien que la investigación sea libre pero no hay una planificación global. España genera dinero y luego lo gastamos en lo que nos da la gana. Está claro que tenemos que solicitar esa financiación a unos entes financiadores que nos filtran, tiene que haber algo, no dirigido porque eso iría contra la libertad investigadora. Es como la libertad de cátedra en enseñanza. Está claro que la libertad es fundamental pero con unos límites, no puedes enseñar algo que sea mentira, no puedes investigar el sexo de los ángeles. Hay que investigar en lo básico y también en lo aplicado, y lo aplicado es todo. Alimentación por ejemplo; es triste que un día compre  lentejas de León, la lenteja pardina, y que me fije y me diga “Un momento…, envasadas en León, pero producidas en Canadá.” Nuestra lenteja pardina se la llevaron y ahora nos la venden. La lana inglesa, la mejor del mundo, es de oveja merina española que se la llevaron y la seleccionaron. El purasangre inglés, el caballo árabe español.

The21: Igual España desaprovecha sus recursos…

AO: Si. Yo trabajo en dos grandes líneas de investigación, la conservación de la biodiversidad en recursos filogenéticos y la mejora genética a la selección. En recursos filogenéticos España tiene un potencial fabuloso pero eso, la lenteja pardina de Canadá, la lana inglesa, el caballo árabe. Es español de origen pero nos lo venden otros.

IMG_7698

The21: Entonces de cara a la sociedad ¿Se comprende a la investigación?

AO: Hace dos meses se publicó una encuesta del CIS en la que se decía cuáles eran los colectivos más valorados por la sociedad española y los colectivos más apreciados eran el personal sanitario y los científicos, empatados. Ese día te enorgulleces de lo que haces, menos mal que la sociedad nos aprecia, otra cosa es que la sociedad comprenda los beneficios que aporta al estado la investigación. En EEUU veía que un científico era respetado. En la universidad la gente te respeta porque hay una conciencia global de que su bienestar es gracias a esa masa de gente que investiga para obtener condiciones de vida, materiales y espirituales mejores. Posiblemente los mejores hispanistas del mundo están en EEUU y no en España.

The21: Ya de cara a la investigación a nivel mundial. La investigación se basa en cooperación pero también en competencia, ¿es una carrera?

AO: Eso es lo que nos venden aquí, no entiendo porqué, está claro que tiene que haber un organismo de control y tú no puedes financiar a una persona que llega a tu despacho. Al que no trabaja se le sanciona o se le echa. ¿Por qué tienes que ser mejor que el otro? Ese es un modelo social que yo no comprendo. Ahora nos enseñan en el colegio que hay que ser el primero de la clase, no entiendo porqué. Si tienes que estar luchando siempre, siempre serás infeliz. Creo que esa es una forma de que la gente deje de pensar por sí misma. Nos intentan vender en las películas que el mejor es el que gana jugando al fútbol americano o gana más dinero. ¿Pero ganar más dinero por qué? ¿Si tienes los mínimos vitales cubiertos para qué quieres más dinero? Yo si tengo mis necesidades cubiertas soy feliz, tengo un apartamento, me gusta escuchar música por lo que tengo una fonoteca, me gusta jugar al ajedrez, me gusta la fotografía, tengo una cámara excelente, me gusta leer, tengo libros. Si tengo más dinero sería para ayudar a mis hijos o a mis nietos, pero no para mí. No lo entiendo, es un modelo social bastante equivocado.

The21: A veces se ve a un investigador como una persona que sólo sabe y piensa en ciencia, ¿no se les ven como a personas normales?

AO: Sí, hay investigadores que sólo hablan de ciencia, pero hay muchos investigadores muy polivalentes. Un investigador es una persona normal, con sus vicios, sus defectos y sus virtudes como cualquiera. No es un bicho raro.

The21: La investigación nos ha permitido a la humanidad avanzar, pero también hay gente que se aprovecha. Por ejemplo la empresa Monsanto vende semillas transgénicas que hacen que la planta no te dé semillas, obligándote a comprar de nuevo las semillas.

AO: Sí, pero eso es muy viejo. Los híbridos del maíz, se vienen cultivando desde los años 50, pero no tiene nada que ver con que sean transgénicas. Lo que ocurre es que la semilla que te venden es un híbrido, siendo la primera generación, pero en la segunda generación aparecen plantas que ya no son híbridos, son homocigotos, y esas ya no sirven. Es eso lo que obliga a comprar las semillas todos los años.

The21: A veces se leen noticias que dicen que la empresa obliga a comprar las semillas todos los años o que la semilla es privada. ¿Pero esto en realidad no es así, sino, que viene de atrás?

IMG_7695AO: Seamos lógicos, las empresas, en este modelo que yo no comprendo, intentan lograr más y más dinero. Pero este es para pagar  a sus empleados y accionistas. Doy clase en unos másteres de la Universidad de Lleida y del Instituto Agronómico Mediterráneo de Zaragoza desde hace muchos años. Me gusta traer gente de empresas, una vez al  director de investigación de Decal, Monsanto compró DeKalb, le pregunté si podía venir a dar una clase y vino. Todos los estudiantes eran postgraduados pero gente joven, muy ecologistas.

Entonces él empezó a explicar cuál era su empresa y que su objetivo era ganar dinero, todos los estudiantes se sorprendieron. Él dijo: “Claro, si mi empresa no gana dinero no me paga ni el sueldo a mí, ni a mis compañeros, ni a los accionistas…” Los estudiantes dijeron que visto así era lógico. Él dijo que, evidentemente, lo que busca una empresa es ganar dinero, pero que hay límites éticos que no se deben traspasar.

The21: ¿Podríamos pasar a hablar de biocombustibles, sobre todo de cara al maíz que es muy importante en este campo?

AO: Nos estamos metiendo en hacerme hablar de todo, y yo sólo sé de unas pocas cosas. Yo trabajo con maíz, pero fundamentalmente, trabajo en genética. El maíz es la especie que uso como modelo, y tiene la ventaja de que el maíz es una especie que tiene un beneficio económico detrás. En cualquier caso, le doy más importancia al aspecto genético, como son los nuevos fenómenos genéticos que a que sea el maíz. Sin despreciar que el maíz es un cultivo importante, es que mayor cantidad de grano produce en todo el mundo, frente al trigo que ocupa la mayor superficie.

Eso tiene mucha importancia si consigues elevar un poco la producción del maíz es un gran beneficio para la humanidad, aunque a lo mejor el dinero se lo quedan otros. Digamos que trabajo en maíz “por accidente”. A mí lo que más me importa es la genética, el maíz es la especie vehículo, porque lógicamente, la genética hay que hacerla con algo.

The21: ¿La inversión en campos de índole más comercial o tecnológica afecta a este tipo de investigaciones?

AO: Lo que está claro es que, en mi opinión, existe un consenso mundial entre la gente que tiene cierta ética que no se pueden utilizar tierras de labor, que producen alimento, para producir biocombustibles. Todos los científicos con un nivel ético podemos hacer estas investigaciones para zonas que no se cultivan.

The21: Actualmente tenemos problemas con la alimentación mundial. ¿Tal vez el problema no sea la cantidad de alimento sino su distribución? ¿Estas investigaciones en genética que permiten tener mejores cultivos solucionarán este problema?

AO: El problema es la distribución, eso está claro. Hasta donde yo sé, la cantidad de alimentos que hay en el mundo hoy en día es suficiente para alimentar a toda la humanidad, a nosotros nos sobran. Cuando leo alguna vez que se tiran no sé cuantas toneladas de tomates al año para que no baje el precio, me parece alucinante. El problema es el modelo que tenemos por el cual tenemos que producir sin descanso para ganar todo lo que podamos. Hay miles de millones de personas que lo pasan mal, eso no puede ser, pero es así.

The21: De cara a la biodiversidad. ¿La gente tiene una idea un poco abstracta de qué es la biodiversidad? A veces se puede llegar a pensar que sólo se refiere a los tipos de especies de plantas y animales, llegando a creer que es meramente anecdótico y que no tiene aplicación. ¿Tiene un significado más profundo?

AO: Esta es una de mis líneas de investigación. Quisiera aclarar dos cosas, la vida en la Tierra tal y como la concebimos ahora se basa en la biodiversidad, en que hay una gran cantidad de especies distintas. Podría haber otro tipo de vida en la Tierra, podría estar poblada por unos helechos únicos. Pero tal y como está ahora se basa en la biodiversidad, si no hay biodiversidad, el modelo cambia y desaparece.

Es cierto que la gente ve la conservación de la biodiversidad como algo muy anecdótico: el águila imperial, el lince ibérico, el quebrantahuesos, el urogallo… Eso es lo que ve la gente, conservar esos animales. Todas estas cosas hay que verlas con cuidado, ahora bien, el hombre tiene una visión antropocéntrica, no puede pensar que la Tierra está al servicio del hombre. En la Tierra, ante todo, hay que ir a por una sostenibilidad  e intentar que las cosas se mantengan como están. Porqué ya estamos haciendo muchas “cafradas” y a lo mejor nos la cargamos.

Pero eso es lo anecdótico, lo importante en la biodiversidad es la biodiversidad agrícola. La vida en la Tierra se sostiene sobre las plantas, los animales sin las plantas no podríamos vivir. Si no hay fotosíntesis, no se crea materia orgánica y si no hay materia orgánica nosotros no podemos vivir. Por lo que si desaparecen las plantas, el hombre desaparece, y lo mismo para los demás animales.

IMG_7693

Hay que conservar esas plantas, tanto las que estamos aprovechando como el resto, porque no sabemos si podremos llegar a aprovecharlas. En la Edad Media, en el año 1000 d.C., tuvieron lugar las grandes epidemias de peste, llegándose a pensar que era el fin de la humanidad. Claro, llegaba la peste a un pueblo y moría todo el mundo. Pues no, todo el mundo no, quedaban algunos que eran resistentes a la peste, gracias a eso estamos aquí nosotros.

Lo mismo pasa en agricultura, desaparecen las variedades del país y se sustituyen por variedades altamente productivas. Ahora hay zonas enteras de la Tierra que se cultivan con una sola especie, todos los individuos son iguales. Si hay un patógeno que los ataque “se carga” a todos, y eso ha ocurrido.

En el año 1970 en Estados Unidos, en la principal zona maicera del mundo, (Minnesota, Iowa, Indiana, Wisconsin, las Dakotas…), aparece un hongo, el Ustilago maydis, que aquí lo tenemos y hace unas postulitas pequeñas. Pues allí, antes de la floración, esas “postulitas” se habían convertido en “postulonas” y habían secado la planta. Hubo agricultores que no cogieron ni una mazorca de maíz, ingresos “0”. Estamos hablando de agricultores que tienen una renta muy alta, que viven muy bien, que tienen unos ingresos anuales muy elevados, con todo mecanizado, unos tractores con aire acondicionado y estereofonía. ¿Qué ocurrió?

Se dieron cuenta de que la especie que estaban cultivando tenía un gen que provocaba la mutación del hongo. ¿Por qué llevaban ese gen? Eso venía de un proceso industrial de producción de la semilla, y claro, esa susceptibilidad hizo que todas las plantas murieran. ¿Por qué descubrieron esto?

También se percataron de que en algún condado había agricultores que tenían el campo verde rodeado de campos infectados. Descubrieron que esas plantas no presentaban ese gen que había provocado la catástrofe e inmediatamente eliminaron ese gen del sistema de producción; eso encareció la semilla, porque el gen hacía que las semillas se extrajesen fácilmente sin necesidad de hacerlo a mano.

Supongamos que no descubren eso y que todas las plantas del mundo tienen ese gen de susceptibilidad. Desaparecería el maíz, sin más. Pero ojo mucho cuidado, hay que conservar todos estos genes, por si acaso.

The21: Hablando de sustituir genes, mucha gente tiene el concepto de: “Sustituir un gen es cambiar la naturaleza, alterarla”.

AO: Eso lo hemos hecho siempre, cuando un chico de un pueblo se iba a otro y se casaba con una chica de esa pueblo, introducía sus genes en los de ese pueblo. El intercambio de genes se ha hecho siempre, otra cosa es que ahora mediante la transgénesis podamos coger un gen de una especie y pasárselo a otra, pero eso es irrelevante. El ADN de todas las especies es el mismo: timina, guanina, citosina y adenina. Sólo tenemos esos cuatro nucleótidos, sea una bacteria, un virus, una planta de maíz, una rata o un ser humano; todos tenemos un mismo ADN. Por eso que lo de “El problema de los transgénicos” es absurdo.

Otra cosa es que los transgénicos estén prohibidos por ejemplo, en Francia, por el proteccionismo francés hacia su agricultura, porque se ha quedado atrás frente a Estados Unidos en investigación transgénica. Los agricultores de las casa francesas han prohibido los transgénicos y así defienden su agricultura, en Alemania están “Los verdes” que tienen mucha fuerza. A mí me llegó no hace mucho una circular de unos científicos franceses que estaban mandando a todos sus colegas del mundo, para que lo firmáramos y transmitirlo a su gobierno para que retirara la prohibición de los transgénicos. Pero claro los agricultores tienen más fuerza que los científicos y siguen prohibidos.

IMG_7697

The21: Es cierto que en la mayoría de las ocasiones no se pregunta a expertos antes de llevar a cabo este tipo de cosas. ¿Podrían evitarse muchas si se recurriese a ellos? ¿La política afecta a todo?

AO: A completamente todo. Esto se puede extrapolar, ahora tenemos problemas con todas las universidades españolas, porque todos los baremos del mundo dicen que son malas. Tenemos setenta y ocho  universidades, cuando yo estudié me parece que había quince o dieciocho. Las universidades han proliferado y claro, no tienen calidad, porque la calidad no se consigue con un decreto del político de turno, para ganar votos, para decir “Créese la Universidad de Villaconejos de arriba”. Ese político que tomó la decisión sin consultar: ¿Alguien le exigió la responsabilidad después? Nadie.

Ahora, cuando sale el ranking de Hong Kong: “Ninguna universidad española entre las cien primeras, tenemos una que es la ciento noventa y seis”. España, por su potencial económico, tenía que tener dos o tres universidades entre las cincuenta mejores del mundo. Esto no puede ser, no puedes coger unos recursos que son limitados y en vez de repartirlos entre quince, repartirlos entre setenta y ocho. ¿Y quién exige responsabilidades a esos políticos? Nadie. Son decisiones políticas sin consultar con los expertos.

The21: Para rematar. ¿Una visión de futuro de la investigación en la sociedad, como podría cambiarla? ¿Cómo afectarán los grandes problemas como el cambio climático, pérdida de especies o el envejecimiento de la población, habrá comprensión?

AO: Pienso que, poco a poco, la gente va concienciándose. La teoría de que los científicos junto al personal sanitario, somos el colectivo más valorado, muestra que algo está cambiando. Los políticos están acostumbrados a que con un decreto cambien las cosas, y no es así, las cosas tarden mucho en cambiar. Hacen falta unos o dos generaciones como poco.

Ahora ya nadie tira papeles a la calle, ya ha habido generaciones que ha comprendido que es más cómodo vivir en una sociedad más limpia. Y, por otro lado, también tenemos tratamiento de residuos, que generan una atmósfera más limpia, menos contaminada, y eso la gente lo ha ido comprendiendo. No ha sido por un decreto.

También es buen ejemplo lo de no fumar. Recuerdo en el avión, cuando empezaron, lo de no fumadores. Yo no soy fumador, pero no me meto con fumadores. Al principio si le decías algo incluso te contestaban mal. Ahora ya a nadie se le ocurre fumar en un área cerrada. Pero ha costado años y cambio de mentalidad. Sin duda poco a poco se va a conseguir.

Entrevista realizada por José Rodríguez. Fotografía de Antonio de Ron.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (6 votos, media : 4,00 sobre 5)
Cargando…

Comentarios

Comentario

Comments are closed.