Ana Uhía Pérez

Nací en el Portonovo del 1996 y lo que escribo es, probablemente, patológico.

Adis Smajic. Por Gervasio Sánchez

Nunca estuve en Bosnia

A Gervasio Sánchez por su labor periodística. También a quienes pertenecen a mi generación y no se rinden a la impasibilidad.   No reparábamos entonces, querido desconocido, que como le dice…

El siniestro del PSOE andaluz

“Tenemos muchos barones, príncipes y duques, pero un solo Tchaikovski”, fueron las palabras del tzar de Rusia tras la muerte del romántico músico en 1893.  Discúlpenme ustedes si una no…

Ofelia, cuadro de John Everett Millais

Mortales

*“Que me mataron, niña Wene”*, o algo así que dijo, dejando el cuerpo en decúbito supino y las palabras como fusilidas, en un tono absurdo, necrológico, como la ola de…

Lola y las mujeres gratuitas

Como la tierra labrada por las ratas, el olor a humedad, pobreza, infames digestiones de un whisky del que no conocemos ni su nombre, sexo portátil, masturbación a precio fijo,…

Un burdel sin nombre

Nunca hallaron la imaginación posible para rotular esta habitación sin puerta de atrás, este burdel, este prostíbulo sin nombre. Era para todos simplemente un banco de lencería del Carrefour, un…

El círculo

Es como en Cien años de Soledad, como Madame Bovary en paños menores –los senos prietos, la pluma ajustada, el papel hecho trizas-, como Borges ,Kundera o el Siddharta de…

La guerra de la mujer

Hoy escribo para los que tienen, como yo, la sustancia de un presente pretérito, el presentimiento y el olvido paradójicos en un solo sintagma: ella es la fiebre de la…

Las vísceras de mis palabras

Imagina que me presento aquí mismo, con la patética historia de mi vida escrita en un sabor a subsuelo, la memoria en decúbito y los ojos en un caldo putrefacto…

Apuntes en sucio

  “-¿Puede un hombre, al mismo tiempo, ser y no ser? ¿Cuantos hombres son precisos, en la oscuridad, para hacer a la luz un solo hombre verdadero?” Álvaro Cunqueiro Esta…

Miente España. Mentimos

Que me tilden de fatalista, que me llamen subversiva, agitadora y enervada, pero España ya no duele como dijo en su día Unamuno, España miente, que es mucho peor. Quizás…