Bob Dylan, the freewheelin´, cara A

Cuando en 1969 Johnny Cash regresó del retiro y de la rehabilitación contra las drogas, y acudió, vestido de negro, a las oficinas de su productor, éste le contestó que mientras él se estaba recuperando el mundo había cambiado. “The Birds have gone electric. The Beatles are electric. Hell!, everybody is electric. Even Dylan has gone electric.”. Necesitas un sonido nuevo, terminó diciendo…

No me cabe duda de que la música, como el mundo, evoluciona y se adapta a unos estándares cada vez más nuevos y diferentes; y esto implica que lo que antes vendía, ahora no lo hace. Hoy escribo este artículo para recordar a todos los que piensan de esa manera, viendo la música como un producto, los discos como un negocio y a los artistas como máquinas de hacer dinero; que lo bueno es bueno en cualquier caso, y en cualquier época. Y que generalmente lo de antes– sin tener yo muy claro dónde situar el corte en esta línea- suele ser mejor. Siempre, en un momento de crisis o duda se regresa a los orígenes. El camino que ya has andado es de sobra conocido, y aunque hayas llegado a una encrucijada, tienes por seguro que de dónde vienes no vas a encontrar problemas. Seguramente esté siendo un radical y probablemente un necio, hablando en términos generales con esta contundencia, y es que el álbum azul de los Beatles es mejor que el rojo; y muchos autores alcanzan su esplendor, como el buen vino, con el paso de los años. Es frustrante que todo, casi siempre, dependa de un depende.

727b96308a484d3a60604c379fd510a13c08bbf13480be486d2f962dc3576928De todas maneras hoy quiero recuperar el sonido original de Bob Dylan, que si bien nunca dejó de ser, en esencia, el mismo, tiene matices mucho más propios allá por 1963 que diez o veinte años más tarde. Como siempre, lean o no, sólo siéntense a escuchar; porque van a sobrar las introducciones para hablar de The Freewheelin’. Podemos considerar este el primer álbum de Dylan, puesto que su LP debut sólo contenía 2 temas propios. Aquí once de las trece canciones van a ser composiciones originales que, girando en torno a los derechos civiles, al miedo por la guerra fría y nuclear, mezclando el amor y la política, o la amargura con acusación; Dylan llegará a ser la voz de un movimiento. Además del disco número 97 de los mejores 500 discos de la historia, según la Rolling Stone, será- a mi juicio muchísimo más importante- unas de las 50 grabaciones privilegiadas que se guardaron en la Biblioteca del Congreso de los EE.UU. Si me preguntan a mí, este es el sonido que debería viajar en la Voyager, y sin duda, lo más representativo de la década de los 60, con permiso de los Beatles u otros, que por muy alto que dejaran el listón, no consiguieron romper la barrera de la historia, al menos no como lo ha hecho Blowing in the Wind.

La primera canción del Set es la antedicha Blowing in the Wind. En 1962, durante la grabación en Nueva York, Dylan dijo: “Todavía pienso que algunos de los mayores criminales son aquellos que miran hacia otro lado cuando ven algo que está mal y saben que está mal. Sólo tengo 21 años y ya se que hay demasiadas guerras en el mundo… La gente de más de 21 debería saberlo mejor que yo”. Suena Dylan en solitario, acompañándose sólo de guitarra y amónica. En otra ocasión Dylan llegó a decir: “La primera manera de responder a las preguntas de la canción es preguntarles a Ellos. Pero primero mucha gente tiene que encontrar el Viento”.

 

Girl From the North Country ya rondaba la cabeza de Bob Dylan tres años antes de que finalmente, en la navidad del 62, la pusiera por escrito. La canción y la interpretación de Dylan refleja su particular lírica. El estado de ánimo es una fusión entre anhelo, patetismo y simple y llana apreciación de una chica preciosa. A Dylan se le iluminan los ojos al cantarle, pero al mismo tiempo se retiene en si mismo: no va a rogarle nada a esta chica del norte.

 

Master of War. Una de mis favoritas. Nunca antes y nunca después nadie, ni Dylan tampoco, había escrito algo así. Esta canción desea la muerte, y no puedes evitar cantarlo al son de esa guitarra. Sientes que ha caído la gota que colma el vaso, y es que el tema es respuesta a esa rabia que esconde la pregunta ¿qué demonios puedo hacer? Esta ira es catarsis, un alivio ante la impotencia de presenciar como la civilización condena al olvido mientras llama a esta actuación un acto a favor de la paz. La guerra de Vietnam consiguió que Dylan desease la muerte a estos maestros de la guerra. “I will follow you casquet (…)”, dice. Seguiré vuestro ataúd a la tumba para asegurarme de que estáis muertos.

 

El cambio es absolutamente radical y pasamos a lo que Dylan siente que es el blues. Down the Highway es un tema de blues. Uno de los grandes temas de blues. Esos en los que no sólo el cantante es capaz de constatar todos y cada uno de sus problemas que tiene, sino que al mismo tiempo está de pie, fuera de la foto, viendo en tercera persona todo este elenco de problemas. Eso, el ser consciente, es a su manera una victoria. O el primer paso para ella. Dijo Dylan: “Lo que es deprimente en el blues es que hoy la mayoría de los músicos jóvenes intentan entrar dentro del blues, olvidando que los viejos y grandes cantantes salían de él para ver sus problemas”. Pensadlo.

 

Siguiendo en el estilo está Bob Dylan´s Blues, un tema compuesto espontáneamente. Empezó con un verso, que se convirtió en otro. Algo así como caminar por la calle, un pie tras otro recorres la avenida. Animado, alegre, puro. Dadle al play.

La mejor manera de hablar de A Hard Rain´s A-Gonna Fall, es usando las palabras de su autor: “Hard Rain es una canción desesperada”. Dylan la escribió durante la crisis de los misiles de Cuba, en octubre del 62, cuando los que tenían valor para pensar en los resultados posibles de la confrontación entre Kennedy y Khrushchev, simplemente caían rendidos ante lo inminente que era la desaparición de la raza humana. No es un asunto a ser tomado a broma e incluso hoy me asusta pensar lo cerca que estuvimos del olvido total. “Hard Rain es una canción desesperada. Todos los versos son en realidad el comienzo de una canción entera. Pero cuando la escribí pensé que no viviría lo suficiente para escribir aquellas canciones, así que las puse todas en esta”. A mí me pone la piel de gallina. Juzguen ustedes.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin votos aún)
Cargando…

Comentarios

Comentario

Trasnochada caballerosidad. Cinéfilo y melómano, estudiante de derecho en su tiempo libre. ☐ Bodrios infumables. ★ Típica película de domingo. ★★ Buenas películas, de las que aportan algo. ★★★ Obras maestras. Estas maravillas irrepetibles. ☞ Cinéfilos. ¿Te gusta el cine?

Comments are closed.