De cerillas y plugs anales

La actualidad nos llena de titulares que rompen nuestra vida más cuotidiana y nos hacen reflexionar. Sólo así podemos ver más allá de las noticias y entenderlas. El arte ha sido el protagonista de las iras de ultra católicos, que han decidido no poner la otra mejilla y actuar.  En París el artista Paul McCarthy diseñó la instalación “Tree”; una suerte de consolador, que con sus sugerentes formas nos hace ver un árbol de navidad. En Madrid el colectivo Mujeres públicas, ha diseñado una caja de cerillas con la revolucionaria inscripción: La única iglesia que ilumina es la que arde y el subtitulo: Contribuye! Frase de Kropotkin fue popularizada en España de la mano de Durruti.

El “plug” navideño ha sido objeto de ataques por parte de acólitos de la ultraderecha, que cortaron los cables con los que se sustentaba para terminar así con la ofensiva pieza. Durante la inauguración, dentro de la Feria Internacional de Arte Contemporáneo en la capital gala, un transeúnte atacó al artista acusándolo de irrespetuoso. Si bien la pieza nos puede decir que introduzcamos la navidad (simbolizada en el árbol) por el mismo orificio que el juguete erótico, como bien dice el artista es una burla, una broma sin mala intención, la cual, no ha cuajado con el humor francés. El movimiento Primavera Francesa, grupo ultra católico, parece estar detrás de las iras populares.

consolador-desmantelado-paris-478x270

 

 Las ateas cerillas presentadas por el colectivo Mujeres Publicas se inscriben en una exposición colectiva en el Museo Reina Sofia que explora nuevas pedagogías llamada: El saber realmente útil, haciendo una crítica a la pedagogía con la que hemos crecido. En el caso que nos ocupa sobre el espacio de la mujer en nuestra sociedad. Este mismo colectivo adapta el padre-nuestro, haciendo que dé gracias a Dios por dejar a la mujer decidir sobre su cuerpo.

cerillas

La Asociación Española de Abogados Cristianos ha exigido la retirada de esta obra y cinco más de la misma muestra. El director del Reina Sofía, Manuel Borja-Villel, ha defendió el derecho a la libertad de expresión del artista, que ha sido respondido por los abogados con una amenaza de querella y acciones contra el mismo director.

La disputa va mucho más lejos, pero quiero que el lector piense en estos dos hechos. Como la visión católica del mundo censura el arte. Católico viene del griego;  “universal”, una casa que ampara a todos sus hermanos para la concordia y el amor. Este sentimiento con el que se basa toda la fe cristiana habla de comprensión y tolerancia, no de ataques a obras de arte o querellas contra cajas de cerillas.  Si la Iglesia en su largo recorrido de sangre, violencia y destrucción no es capaz de tener un poco de sentido de humor o de autocritica, ¿cómo no distanciarse de ella y crear obras que actúen en esta dirección? Si los emisarios del Dios bondadoso actúan sobre los oprimidos, las mujeres y los no creyentes con esta ferocidad ¿Será el cielo prometido semejante a su imagen? Por suerte como dijo San Lucas: Los fariseos estaban preguntando a Jesús: ¿Cuándo llegará el Reino de Dios?” Les contestó: “La venida del Reino de Dios no es cosa que se pueda verificar. No van a decir: “Está aquí, o está allá”. Y sepan que el Reino de Dios está en medio de ustedes. Nuestro cuerpo, no el de un hombre, sino el de todos es el reino de Dios.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media : 4,50 sobre 5)
Cargando…

Comentarios

Comentario

Joan Vila i Boix

Nacido el 1991, estudio Historia del Arte en Barcelona. Escribo crítica de arte y de literatura, con pasión y compromiso. Creo en la importancia de los detalles que pasan desapercibidos. Todo eso lo hago de forma clara y catalana, paradójicamente en castellano.

Comments are closed.