El Precio de la República

Los medios de comunicación son así, pasa una cosa relevante y estarás oyendo sobre el tema semanas, incluso meses hasta que ocurra algo del mismo calibre. La abdicación del rey nos ha cogido por sorpresa a muchos ¿pero para qué mentir?, era de esperar. Juan Carlos no ha sido el primer rey de España en ceder la corona a su hijo, Carlos I lo hizo en favor de Felipe II, Isabel II en favor de Alfonso XII y Felipe V abdicaría no una, si no dos veces en favor de sus hijos Luis I (quien murió apenas medio año después de su coronación) y posteriormente en Fernando VI. Tras este breve inciso histórico centrémonos en la abdicación más reciente, la del pasado lunes. Tal y como cabría esperar miles de españoles salieron a las calles en reivindicación de una nueva República Española, y con esta  irían tres.

He estado leyendo esta clase de  artículos que  dan razones por las que una monarquía es mejor o que comparan ambos regímenes políticos y en todas ellas, uno de los puntos fuertes de la argumentación siempre parece ser el coste. Ya han salido a la luz en múltiples ocasiones estos artículos describiendo las cifras del precio del mantenimiento de nuestra monarquía y comparándolo con el resto de las monarquías europeas y un grave déficit que les encuentro es que no comparan los precios reales, sabiendo qué funciones tiene cada institución y teniendo en cuenta qué gastos computan en el presupuesto de dicha institución. Sitúan los precios de nuestra monarquía frente a los de las repúblicas europeas con lo que, desde mi punto de vista, toda la buena imagen que pudiesen obtener anunciado que los Borbón son los más baratos de Europa cae bastante desconociendo como funciona el asunto en Francia, Italia o Alemania, así que me he propuesto montar una república para comprobar su coste. Empecemos pues.

¿Qué tipo de República quiero?

Parece que no pero poca gente puede responderla, la gente quiere una república y punto, desconocen sus virtudes, inconvenientes y funcionamiento; quizás en este país haya republicanos pero abundan más los antimonárquicos. Volviendo a mi pregunta, la respuesta es realmente complicada, ¿quiero copiar el modelo estadounidense de República Presidencialista?, ¿el modelo sudamericano de República Bolivariana? ¿o el modelo europeo como las repúblicas de Francia o Italia con dos cabezas visibles? Creo que sólo existen 4 clases de estados con un único cabeza de Estado; las dictaduras, las repúblicas bolivarianas (usualmente confundidas con dictaduras no sé por qué), EEUU y el Vaticano. Descartando las opciones de dictadura y Vaticano por su propio peso podríamos plantearnos la idea de copiar el sistema americano ¿pero a quién queremos engañar?, no nos duraría un mes. Personalmente creo que mi elección y  la respuesta que obtendría el mayor número de votantes sería la tercera, copiar a nuestros vecinos del norte otro modelo de gestión más como todos los que les hemos copiado. Así pues copiemos el sistema alemán o italiano (el francés acarrea más problemas como se está viendo en los últimos años); un  Presidente de la República como cabeza de Estado y un Primer Ministro/ Presidente del Gobierno como jefe del ejecutivo.; así a priori lo único que tenemos que hacer sería echar al rey y poner al presidente de la república en su lugar, no suena complejo.

¿Para qué sirve un Presidente de la República?

Pues, ¿para qué sirve el rey?. La función de la jefatura de estado en la mayor parte de los países es la de la representación del país en el extranjero y en extrañas ocasiones sus competencias exceden las de actos protocolarios;François Hollande tiene poder debido a que Francia se define como una república semipresidencialista y la elección del presidente del gobierno de un partido y el de la república de otro causa problemas institutcionales, sin embargo, las funciones de  Giorgio Napolitano  en Italia no sobrepasan las de saludar a líderes de otros países y felicitar a los combinados nacionales cuando ganan algún título internacional. Pensadlo bien, ¿conocéis a muchos presidentes de repúblicas? Napolitano hasta hace un par de años era conocido por sus votantes la semana antes de las elecciones, Joachim Gauck, presidente de la República Federal Alemana tal y como dicen el “El Confidencial”, es tan conocido a nivel internacional como el ministro de Turismo de Macedonia, creo que eso lo dice todo. Hay que admitir que el rey es y ha sido un referente internacional de nuestro país, tal vez a algunos les resulte que no es algo de lo que estar muy orgullosos, no obstante es una persona muy bien considerada en todo el mundo con un gran bagaje en política exterior y es especialmente querido en los países árabes, cosa que no les ocurre al resto de repúblicas europeas. Desechar este activo para el país tal vez acarrearía desgastes en ciertas relaciones internacionales pero bueno, para eso sirve el presidente del modelo que copiamos, aunque siempre cabe la posibilidad de que estaría tan ocupado de proteger su cargo que quizás olvidase sus labores; no es descabellado, se llama política.

¿Cuánto me cuesta tener un Presidente de la República?

“¡Ocho millones de euros! ¡Vaya ultraje!”  Tal vez os suenen estas palabras, quizás no literales, quizás con algún insulto. Sí, la Casa Real cuenta con un presupuesto anual algo inferior a los 8 millones aunque no son del todo ciertos. El problema de la comparativa de todas las cifras europeas es lo que incluyen. En el caso de nuestra monarquía esa suma se desembolsa en la Zarzuela; desplazamientos,viajes oficiales y seguridad irían en partidas presupuestarias diferentes y tal y como tienen de apretada la agenda estos hombres algunos alarmistas estiman que el coste real de la monarquía española anualmente podría llegar a ascender a los 50 millones de euros, 25 millones en el caso más realista; en el peor de los casos hablamos de algo más de un euro por habitante, que no es tanto, tampoco hay que ser cutres.

Si comparamos estos datos con nuestros vecinos europeos vemos que salimos bien parados, en el caso de la reina de Inglaterra, su presupuesto anual es de unos 45 millones de euros en los que, nuevamente, seguridad, ceremonias y etc quedan en presupuestos diferenciados al igual que el salario del (¿algún día rey?) príncipe Carlos con lo que el montante de su coste a buen seguro sobrepasa con creces nuestros 25/50 “kilos”. En la misma situación podemos encontrar las monarquías de Holanda, Bélgica, Noruega o Dinamarca, todas ellas con asignaciones anuales superiores a la española y, al igual que nosotros, con el gran montante de los gastos presupuestados por otras vías por lo que, echando mano de los cálculos, sí, la monarquía española es la más barata de Europa. Sin embargo, todavía no hemos respondido la pregunta.

Siempre situamos a Italia como el clímax de la corrupción, cachondeo y poca seriedad en lo que a política se refiere; tal vez porque votan desde humoristas a actrices pornográficas pasando por el “buenazo” de Berlusconi; no obstante, y tal y como avanza nuestro país, muchos son los preocupados que auguran que acabaremos como nuestros vecinos de la pasta fresca y el pomodoro. El presupuesto anual del “Palazzo de Quirinale” es, según fuentes (no sin ausencia de escándalos), de 228 millones de euros, cuadriplicando ( y con sobrante) el presupuesto alarmista español. El presupuesto del “Palais de l’Élysée” es de 110 millones y el de La Casa Blanca sobrepasa los 1000 millones.

A todas estas cifras no podemos olvidarnos las del coste que supone unas elecciones generales que en nuestro país rondan los 200 millones de euros (más caro que mantener la monarquía un año) y el sobrecoste de mantener todos los expresidentes vivos; queramos o no todos estos individuos llevan sueldo vitalicio y con la monarquía obtenemos otra ventaja, ya que no pagaremos 4 sueldos a la vez, como mucho dos, (el de Juan Carlos jubilado y el de Felipe VI) . Así pues, visto lo visto, no parece excesivamente rentable decantarnos por una República.

¿Nos quedamos con la monarquía?

Pues eso parece, no existen posibilidades reales del cambio. Si me preguntáis a mí yo soy defensor de la monarquía, no porque me caigan mejor o peor, si no porque me cuestan menos, que es lo que a la mayoría les preocupa; lo que sí que reivindico es su transparencia total. Mi sistema político ideal sería emplear el mismo sistema que Canadá, Jamaica, Australia o Nueva Zelanda, donde la jefatura de Estado recae sobre la Jefa de la Commonwealth, la reina de Inglaterra, y por la que no pagan casi nada; a lo sumo algún que otro viaje para la apertura de las cortes o algún evento institucional de gran calibre. Tal vez todavía estemos a tiempo de rendirnos al imperialismo británico…

RTF

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (4 votos, media : 3,75 sobre 5)
Cargando…

Comentarios

Comentario

E Fdez

Fuera del perro, un libro es probablemente el mejor amigo del hombre, y dentro del perro probablemente está demasiado oscuro para leer. Una creencia: todo el mundo debería creer en algo, yo creo que voy a seguir leyendo, discúlpenme.

Comments are closed.