Hubert de Givenchy, leyenda viva de la alta costura

Desde mediados de Octubre, y hasta el día 18, el museo Thyssen Bornemisza, acoge en su exposición temporal a uno de los genios de la alta costura del S.XX: Hubert de Givenchy.

Mucha gente, no concibe la moda como un elemento cultural más, y lo cierto, es que hay quien piensa que no es algo que deba exponerse en los museos. Por suerte, esta concepción está cambiando y gracias a ello hemos podido contemplar una obra magnífica, a la que no le hacen sombra otros elementos presentados en los museos. Lo cierto, es que esta es la primera exhibición de moda en las salas del Thyssen, pero debido a su gran éxito, cabe esperar que no será la última.

La exposición, es un baño de glamour en dónde se cuida hasta el más mínimo detalle. Y es que, fue el propio Givenchy quien supervisó todos los elementos y demostró que a sus 87 años de edad sigue conservando un gusto exquisito y un detallismo extraordinario.

Para la muestra, se han seleccionado alrededor de un centenar de sus mejores piezas, procedentes de museos y colecciones privadas de todo el mundo y muchas de ellas inéditas para el público. Se muestra un viaje desde sus orígenes como diseñador, hasta sus últimas obras importantes comenzando por la ya famosísima blusa “bettina” y terminando con la exhibición de sus sombreros más representativos.

Cada traje expuesto nos transmite una alta dosis de elegancia y glamour. Las piezas, muestran un trabajo minucioso con un resultado que roza la perfección.

Con su talento y su conocido buen gusto, no es de extrañar que mujeres como Jaqueline Kennedy, Grace Kelly, o la duquesa de Windsor confiasen en el para que las vistiese en diferentes ocasiones especiales.

IMG_0361

Detalles de la manga de la blusa Bettina

Pero sin duda alguna, su gran musa y también gran foco de atención en la exposición, fue Audrey Hepburn. La fallecida actriz, confió en el modisto para que la vistiese tanto para sus películas, como para su vida. Hepburn, llegó a decir de el “Su ropa es la única con la que me siento yo misma. Es más que un diseñador, es un creador de personalidad”. Era sin lugar a dudas, su diseñador preferido, y además de ello, les unía una bonita amistad.

En esta retrospectiva del artista, son de gran interés los trajes utilizados por la actriz, que de hecho, son los originales. Quizás el más famoso sea el que luce en el inicio de la película “Desayuno con diamantes” pero no faltan los lucidos en la película “Sabrina” o “Sola en la oscuridad”. Entre los dos había una admiración recíproca pues el cuando le preguntan que es la elegancia, responde: “la elegancia, es Audrey Hepburn”

IMG_0397

Vestido que lució Audrey Hepburn en la película “Como robar un millón

Givenchy, nació el 20 de febrero de 1927 en Beauvais, localidad de la Picardía. Su buen gusto, se debe entre otras cosas a que su abuelo materno, Jules Badin, administrador de la manufactura de tapices de Beauvais, era un gran coleccionista no solo de muebles y otros objetos, sino también de trajes antiguos y telas preciosas, o bordados que el atesoraba entre sus piezas.

Por este motivo, señala el propio modisto que tuvo el gran privilegio de crecer rodeado de cosas bellas, algo que sin duda influyó en su futura vocación. Una curiosidad que cuenta el artista de su infancia, es que, cuando sacaba buenas notas, como premio le dejaban acceder a aquellos tesoros, tocarlos un poco, admiraros, y así, soñar.

Decidió ser modisto debido a la admiración que le producía el corte impecable, la elegancia y la modernidad de las creaciones de Cristóbal Balenciaga. Tuvo la oportunidad de entrar a trabajar con Jaques Fath, diseñador joven y de gran talento, y un año más tarde continuó su formación con Robert Piguet. Por aquel entonces, conoció a Christian Dior, que estaba preparando la apertura de su propia casa de modas y le propuso trabajar con el más adelante.

Mientras tanto, hizo un breve stage en la firma Lucien Lelong y después se ocupó de la tienda de la diseñadora Elsa Schiaparelli. Esta última experiencia, le reafirmó en la idea de hacer una línea propia y abrir su propia casa de moda con esa nueva fórmula de un prêt-à-porter de lujo. Declinó así la propuesta del Sr. Christian Dior.

En 1952 nacía la Maison Givenchy con una primera colección a la que llamó “Separates”que fue presentada por las mas bellas modelos de Paris. A su lado, Bettina Graziani se ocupó con gran entusiasmo de la prensa y el acontecimiento fue todo un éxito, aunque el modisto cree que su fórmula era demasiado moderna para la época. La prensa solo apostaba por la alta costura, lo que le hizo cambiar de idea. Presentaría colecciones como sus compañeros de profesión y luego abriría una gran tienda con la línea “Separates”.

A finales de los 80, la empresa pasaría a pertenecer al grupo de moda de lujo más grande del mundo Louis Vuitton Moët Hennessy. Givenchy, continuó siendo el director creativo, hasta el año 1995, en el que se retiró. Después de esto, la maison, sería dirigida por John Galliano, al que le sucedió McQueen y finalmente su actual director creativo Ricardo Tisci.

Después de una vida dedicada a la alta costura, podemos decir del diseñador que es una leyenda viva de la moda y que, por supuesto, ha conseguido grabar su nombre en la historia del sector textil.

IMG_0423IMG_0368IMG_0369

IMG_0421

IMG_0431

IMG_0461

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin votos aún)
Cargando…

Comentarios

Comentario

Comments are closed.