Joan Chamorro & Andrea Motis: “Al jazz se le ve como una cosa intelectual”

Andrea Motis y Joan Chamorro nos reciben en una de las típicas casas de Sant Andreu, unifamiliar y con unas pequeñas escaleras para subir a la planta. Seguramente esconde un pequeño jardín, pero no lo llegamos a ver. Después de ver a los dos personajes en la televisión, en medio de galas o escuchando sus CD’s, la imagen real parece fuera de lugar. Los dos visten casuales y nos llevan al salón. Muchos libros, CD’s y posters de grandes cantantes. Un televisor parece presidir tímidamente el estudio en el que la luz del mediodía barcelonés nos deslumbra. Las paredes pintadas con un suave amarillo dan la atmosfera perfecta para empezar a hablar. Cuando Joan habla Andrea le mira y asiente, cuando ella habla él la mira.

The21: ¿Cuál fue la génesis del grupo?

Joan Chamorro (JC): (risas) El grupo como tal, el proyecto que nos mueve es el dúo, trío, cuarteto, el sexteto, big band, con arreglos originales. Pero a ver, lo que sería la génesis empieza cuando me encuentro a Andrea, con nueve o diez años, en la escuela de música en la que ella se incorpora como trompetista. Cuando tenía 13 años, se le ofreció a alguien cantar, dado que quería que alguien lo hiciese en la banda; ese fue el primer día en que la oí cantar. Cantó un Basin Street Blues y ese día decidí contar con ella. Me emocionó mucho la grabación que hice y pensé que llegaría lejos dándole espacio, haciendo que trabajara con quien después lo haría, Josep Traver, Ignasi Terraza o Esteve Pi; grandes músicos y gente con la que yo ya trabajaba. Grabamos entonces el primer CD de la Sant Andreu Jazz Band. Paralelamente ambos trabajábamos en el saxo, la trompeta y cantar, pero es que canta tan bien,…, que es ahí cuando se decidió que el CD girase en torno a ella. Decidimos llamarlo J. C. presenta a Andrea Motis y ahí la gente se empezó a interesar. Esa es la génesis de Andrea Motis.

IMG_1508

The21: ¿Cómo te salió cantar así, Andrea?

Andrea Motis (AM): A mí siempre me ha gustado mucho cantar. Aunque nunca había ido a clases de canto, como me gustaba,cantaba. Pero al tocar la trompeta e ir probando con el jazz me aprendía algún estándar que hacían con la trompeta y lo cantaba, y descubrí que también me gustaba.

The21: ¿La escuela municipal de música, ha funcionado en este caso como una ventana de oportunidades?

AM: Es un proyecto paralelo. Si bien es verdad que Chamorro era profesor ahí, pero la verdad es que era un profesor con una dinámica diferente a la de la escuela, enseñaba jazz desde el principio y hacía horas extras con los ensayos de los grupos que tenía. Entonces, al cabo de tres años, nos diferenciamos completamente de la escuela. Salimos como proyecto de la escuela, porque ya no teníamos nada que ver.

JC: Lo que sí que es justo decir del origen de esta historia, es que no es a partir de un sitio que se trabajó de una manera, si no (y no es para ponerme laureles) de una persona que trabajó de una manera en un sitio donde había unos alumnos, entre ellos Andrea.

Trabajando y motivando a mi manera, se consiguieron ciertos resultados que, tal y como decía Andrea, hacen que el proyecto crezca tanto que llega a no caber dentro de la escuela; no se supo gestionar y nos salimos. Y el proyecto sigue funcionando. Incluso con más ilusión, sin bajar, con nuevos chicos, con colaboraciones increíbles, se hace la película, estando ya casi fuera, o fuera. No es por quitarle mérito, pero sí que es verdad que no es un trabajo de escuela. Es un trabajo de chicos, de padres obviamente, y mío.

IMG_1488

The21: ¿La escuelas municipales pueden ser una oportunidad para aprender jazz?

JC: Sí, pero aquí la cosa está en que las escuelas municipales no enseñan jazz, si bien algún profesor lo hace, no es la regla general. La idea que yo practico con este grupo es la de disfrutar de la música y de aprender. Y si bien yo ya vislumbraba con Andrea que ella podría llegar a mucha gente, no hemos trabajado nunca en esta línea. Lo que importa es tocar y disfrutar, no llegar a algún lado concreto. Lo hacemos para disfrutar.

The21: Se ve que tocáis para disfrutar. En otro orden de cosas ¿eres una niña prodigio?

AM: Creo que cualquier niño que este tan incentivado, llegaría a estos resultados. Yo me he sentido muy apoyada y siento que creen en mí, esto es lo que siento, también el progreso, eso es lo que noto, no que tenga un don.

The21: ¿No te has sentido como un niño prodigio?

AM: Yo me me siento afortunada, pero por el entorno, los apoyos, por Joan Chamorro. Porque he tenido una enseñanza y un entorno, no un prodigio.

The21: Eres una chica conocida, muchos con otras edades ya querrían esta situación.

AM: En este sentido me puede sentir afortunada, pero por el hecho de tener una educación musical, no por ser una niña prodigio.

JC: El niño prodigio… Si lo ves desde fuera, con las giras, en los periódicos, etc, queda como que es una niña prodigio, pero para llegar ahí hay un trecho y el caso de Andrea es genuino, es muy talentosa y trabajadora. Ahí el término no encaja,… puede que en la voz, donde tiene mucha magia.

Esto del niño prodigio, ¿qué quiere decir? Lo tendríamos que buscar en la wikipedia. Yo pienso en Andrea como una chica que tiene un talento, como muchos chicos en la Sant Andreu Jazz Band, pero puede que ellos no lo encuentren, o la vida los ha llevado por otros caminos. Andrea es producto del trabajo, pero también ha sabido aprovechar todas las oportunidades que se le han dado. Ella ha puesto mucho de sí, no ha hecho así (Chamorro chasca los dedos). Prodigio es Mozart con tres años componiendo lo que componía, o Beethoven. La gente ve que en ella las cosas no son así.

AM: Por mucho talento que tengas, sin estudiar las cosas no funcionan, no harás nada; tocarás un blues de oído. El jazz es mucho más, el jazz tiene un lenguaje que sin estudiar no tiene sentido. Eso es lo que hace que puedas tocar.

IMG_1491

The21: Pero el jazz con la Sant Andreu Jazz Band, es de Big Band

JC: Nos centramos en la big band, pero también hay cosas en formato pequeño, y luego nosotros con nuestros grupos también hacemos otras cosas. Llevamos muchos años y se podría haber caído en hacer siempre las mismas cosas, pero precisamente en los chicos esto no funciona, tienes que hacer cosas diferentes, diferentes ritmos, canciones, etc… Esto es lo que los motiva, porque en el fondo, la Sant Andreu Jazz Band es un proyecto pedagógico y he de tener cuidado de tenerlos a todos bien, de que el repertorio sea equilibrado, de buscar arreglos nuevos y dar posibilidades a cada uno de ellos; a que saquen solo, a que saquen lo que han estudiado. En este sentido no es Big Band, ni swing solamente, porque ella es una chica joven y con ganas de experimentar entre otras cosas. A los que somos mayores también nos interesa buscar cosas nuevas, y de alguna manera ella aprende de nosotros y nosotros aprendemos de ella.

The21: ¿Con que jazz os sentís más cómodos?

AM: Empezamos con dixieland, pasamos a la Sant Andreu Jazz Band con swing y después hemos aprendido bebop y hard bop, también hacemos alguna cosa tipo Coltrane ya más avanzado, nada actual, ya se tocaba en los setenta, pero es un estilo un poco más allá. Pero si estamos con bailarines tocamos swing, no los haremos bailar a Coltrane. También algún tema de Amy Winehouse, algún arreglo de 4×4 o algo tipo “chanson” francesa.

JC: Ahora tenemos un proyecto en el que arreglamos temas como So What, o bebop arreglado por Alfons Carrasclosa y la visión del tema es funky, que ya es otra cosa.

AM: Cogemos diferentes tipos de música y tocamos, que haya variedad. No hay un CD temático, siempre hay la balada, etc…

JC: Creo que el concepto de jazz que tenemos es muy abierto, el jazz no es sólo una cosa. Nos encanta el bebop y el hard bop, pero también nos mola el funky, en Inglaterra estaba escuchando un grupo que no tenía nada que ver con el jazz, pero tenía unos músicos increíbles, había muy buen feeling. Estás abierto, si una cosa te gusta la tienes que hacer. Tienes que ser fiel a ti mismo y si esto te funciona eres feliz. Porque haces lo tuyo como te gusta. El problema es cuando haces algo que funciona pero no te gusta, esto te lleva a la infelicidad. El éxito máximo es el “toco lo que me gusta y funciona”.

The21: Como personajes, no encajaría que hicierais otra cosa.

JC: Cuando tienes este éxito, bueno, relativamente porque hablamos de jazz, pero cuando tienes tanto éxito como Andrea, recibes ofertas.

AM: En este sentido he recibido ofertas de todo tipo, desde entrar en un grupo ya montado a programas de voz, eurovisiones o discográficas que te quieren lanzar con sus condiciones, en otro estilo, en otro mercado. Se te pasa por la cabeza, y tú elijes. Tienes entonces que decir lo que decía Joan, si te gusta o no.

IMG_1502

The21: El jazz es como la música clásica del siglo veinte. O en un plano más irónico, el clásico “como el libro del que todo el mundo habla pero nadie ha leído”.

JC: ¿Sabes qué pasa? Que la visión de los músicos desde dentro, los que ya nos levantamos escuchando música, no es así.

El jazz es una música rica, viva, cada vez que interpretas el tema es diferente, puede haber swing o no, puede haber improvisaciones. Existen ciertos elementos que los definen, pero son muy amplios, como la clásica. Tú puedes escuchar Wayne Shorter y te puede gustar mucho, pero no tiene que ver con Louis Armstrong, es otra historia diferente, pero ambos son jazz. Es cierto que si a la música de jazz se le diesen más oportunidades, sería una música más importante, más popular. Pero se visualiza como una cosa intelectual.

AM: Puede que se tenga una concepción del jazz más intelectual, porque la gente al escuchar la palabra jazz piensa en el free jazz.

The21: Puede que piensen en el jazz blanco.

AM: No, porque el jazz blanco también era el swing, al principio.

JC: Esto del jazz blanco y negro,… puede que en un principio existiese la diferenciación, pero hace tiempo que se unificaron. Cuando escuchas a Chet Baker, ves que es blanco, pero está tocando como un negro y al final, no hay diferencia. Tete Montoliu decía que no se veía que no fuera negro. Puede que el hard bob, que es más reivindicativo, sea negro, pero al final estamos en las mismas. Paul Desmond puede que sí, que su sonido fuese un poco más blanco, pero también está Teddy Edwards que puedes decir que toca un jazz más blanco. Yo pienso que el origen es la música negra, porque están obligados a tocar con los instrumentos de los blancos.

AM: Pero es que también podrías pensar que el jazz empieza con Coltrane, que es una cosa distinta. Es como si uno sólo leyera libros con fotografías y después pasara directamente a los libros de alta filosofía. Se tiene que comprender todo, el jazz no es sólo el jazz de ahora, más abstracto. No puedes entender el jazz de ahora sin entender lo que era en un principio, además ahora es muy fácil hacerse con las copias. Así, si escuchamos como era podemos entender como es hoy. Puede que mucha gente no le guste el jazz por que ha ido a concierto que no ha entendido.

JC: Del mismo modo que hay una evolución del jazz, también hay una evolución del público. Para hacer un símil como lo que decía Andrea, no tienen nada que ver Bach con Stravinski y amos son música clásica. Pero estamos sólo acostumbrados al primero. Las músicas y los públicos evolucionan, por esto la música se debe entender con un poco de retrospectiva, si escuchamos lo que se ha hecho entenderemos lo que se hace. A mucha gente no le gusta el jazz o la música clásica por que han ido a un concierto que no les ha gustado, pero se deben entender de forma más abierta.

IMG_1495

The21: Hablando de Ignasi Terraza, su público es mucho más reducido que el de Andrea Motis, pero es uno de los grandes músicos de jazz de Cataluña.

JC: Ignasi Terraza es un gran músico y tiene un gran público, pero pasa una cosa. En nuestro caso se han dado una serie de circunstancias diferenciadoras, principalmente el hecho de que gente joven ha trabajado con gente no tan joven. Hemos trabajado con primeras espadas del jazz como Jamboree o Perico Sambeat  entre otros muchos. Pero al tocar con la Sant Andreu Jazz Band, la juventud juega un papel importante, ya que en un concierto, te puedes vendar los ojos y creerte que no estás en un concierto de gente joven, así sale en la prensa, y se va haciendo grande la cosa, de una manera que no se podría hacer de otro modo.

The21: Al menos así la juventud no escucha la “Barbie” de turno patrocinada por una revista de moda

AM: Si, esto es bonito, llegamos a mucha gente solo haciendo jazz. Por los menos es un paso, y es bonito.

JC: Por lo que yo sé, mucha gente empieza así, por ejemplo, hace un tiempo hicieron un anuncio con una canción de Dinah Washington y la gente la empezó a escuchar, es un clásico, pero la gente no la conocía. Tras el anuncio de Levis la gente empezó a escuchar sus discos; gracias a un anuncio de tejanos se le dio una oportunidad que antes no había tenido y se demostró que para que guste el jazz se tienen que dar oportunidades a la gente para que lo puedan apreciar. Lo mismo sucede con la Sant Andreu Jazz Band. Escuchan una canción, después otra, etc…

AM: Eso está en completa disonancia con mucha de la música que se hace hoy, ya que está estudiada para que te guste, y te gusta. Pero estas grandes divas del jazz te hacen una cosa más profunda, especial, te dicen algo. Como conocer a una persona que es el estereotipo o encontrar una persona que es interesante pero es diferente. Se puede aplicar el mismo principio a la música, Vaughan o Washington te hacen abrir la mente, no son lo mismo que podemos escuchar en la radio.

The21: Os doy toda la razón. Yo os conocí como dices y realmente es así, como uno se introduce en el jazz gracias a vosotros.

JC: Lo que siempre he querido hacer es ser coherente, que todo case que no haya nada discordante, que la cosa fluya, que haya energía positiva. Y entonces las cosas salen para delante. Me contó un amigo, “mira, vi un vídeo tuyo y después me pasé tres horas viendo más vídeos con vosotros”, y eso es genial, pero es el resultado de un trabajo y coherencia. Sin buscar nada en especial se ha encontrado lo que es más preciado.

The21: Tengo un amigo que también es muy fan vuestro y que ahora mismo está en París odiándome por esto (risas) y aún ayer le dije que cada día descubro una canción nueva, la última es “I can´t believe you are in love with me”, pero cada día voy descubriendo una nueva.

JC: Esa relación que decías con el baile, con la música, es muy importante y hay muchos vídeos donde se puede ver ese feeling con la música y la gente. Hablamos tanto de conciertos con bailarines como conciertos que hay en la Plaza Real donde ella a veces tiene protagonismo, ves al público bailando a las 12, no es una sala de baile, es a las 12 del mediodía en medio de Barcelona, mil personas bailando y quien está tocando son chicos jovencitos. A esa energía es a la que yo me refiero también y la gente dice, “¡ostia como mola!”, pues sí.

IMG_1489

The21: Queríamos hablar un poco de la creación propiamente dicha. Los  músicos tenéis la suerte de que es una doble creación, podéis componer y después tocar; en otras artes no puede ser, un pintor pinta y cuando exhibe no es un acto creativo, ¿cómo lo sentís?

AM: Hay gente que hace la doble cosa, hay gente que se dedica exclusivamente a componer y hay gente que solamente toca, en nuestro caso principalmente tocamos porque vamos ya “compuestos”, puntualmente alguna cosa pero no es lo principal, de mil conciertos que habremos hecho habremos compuesto 3 temas.

JC: Igual no interviene tanto la composición, si no el hecho de que hacemos algo más en el presente, es el momento, no es que hagas una cosa y la pones en exposición, sea tuyo o no sea tuyo, es lo que yo entiendo.

AM: La improvisación.

JC: Cada momento es diferente, cada momento depende de la gente.

AM: Lo que sí que es verdad es que la gran mayoría de músicos de Jazz improvisan y esto sí que es como componer, el momento en que realizas; eso sí que lo tenemos en cada tema, en cada concierto y en cada solo. Eso sí que es muy creativo y muy bonito y es como crear algo doble, además de interpretar, interpretas lo que te surge y no hay nada más creativo.

JC: En este proceso en el que yo, como músico y también como profesor, he hecho durante 9 años, me he dado cuenta de que empezaba a improvisar muy tarde, yo pensaba “ufff…., esto de improvisar…” y Andrea me ha enseñado que se puede improvisar desde el principio, aunque sean muy pocas cosas, y eso para mí es importante en el contexto, que conservas la estructura. La improvisación no es absolutamente magia, un poco si lo es, pero hay una serie de acordes y de cosas que tienen unos cambios.

AM: No hace falta pensar técnicamente en los acordes que realmente, si tú has escuchando muchas veces varios temas, ya reconoces, no estás pensando “ah sí, esto es un blues en Mi y tengo que poner esta nota porque nosequé” ¡no!, escuchas y tocas  y ya sabes cómo tiene que salir.

JC: Nosotros hemos empezado a trabajar escuchando mucho entonces, lógicamente, tenemos un oído muy… es ver la partitura y ya sacas la melodía. ¿Qué pasa pues? Que me he dado cuenta, volviendo al tema de la improvisación, que si empiezas de muy pequeño y pierdes el miedo al vacío, tú te planteas es mi espacio y voy a improvisar, lo voy a llenar de algo. Lo bonito cuando estás empezando es que no existe esa sensación de miedo al vacío, es como, “voy a improvisar” cuanto antes empiezas, antes tienes esa naturalidad y, obviamente, más tiempo tienes para desarrollar esa capacidad de improvisación. Y de lo que yo me he dado cuenta es que realmente, el atractivo de poder crear, es un plus.

AM: Motivador.

JC: Eres tú el que creas.

AM: Es como si a ti te dicen, representa este cuadro, cuanto más bonito sea lo que tienes que pintar, más ilusión te hará, porque la verdad es que en la banda, lo que improvisamos, son temas muy bonitos.

JC: Es otro nivel de juego, porque estamos hablando de juego. Además con los jóvenes se nota más porque ellos tienen una amplio campo para descubrir más cosas, ellos están con la cabeza más vacía de cosas y pueden meter mucha más información. Ves cómo entre ellos mismos cuando entran en ese juego, hay una buah… “ahí viene el solo de Rita, y qué hace y qué no hace…”, “y ahora esta nota no era buena, pero ha resuelto bien” y ese juego desde el que lo está escuchando es también lo que queremos, ese juego que te hace jugar, que te hace llegar a casa y decir, “ostia como me ha molado el solo de tal” y lo bonito es que Andrea toca de una manera, yo de otra, a Rita la escuchas improvisando y es su personalidad y a Joan Codina tiene su otra personalidad y cada uno tiene su manera de expresarse ya de muy jóvenes, como individuos, artistas que se expresan de una manera u otra y eso para el que está creciendo es bestial. Yo hago algo original mío, que es todo lo contrario a ese estereotipo que hay que seguir porque están marcando la línea, ¡no!, yo puedo hacer algo diferente, a partir de todo ese lenguaje y esa amplia paleta de colores  puedo decidir la mía y como persona eso es súper importante.

IMG_1504

The21: Ayer estábamos cenando y le dije que hace un par de años tenía un alumno de clases particulares y un día tuvo que hacer una redacción de una noticia inventada y, bueno, se inventó que salía con su amigo del cole a tomar un helado y eso salía en el periódico: entonces piensas: con la libertad que te están dando, ¿me dices que solo vas con tu amigo?… No sé, ¡invéntate una aventura! y por lo que veo aquí dais las herramientas para que puedan tener aventuras musicales  los chicos.

JC: Sí, de eso se trata, nos vamos moviendo. Yo como profesor y con nuestro grupo, intento abrirme a aprender qué funciona, qué no funciona, qué es lo que van a tocar mejor y sentir mejor. Ese aprendizaje se nota porque en los conciertos de la San Andreu Jazz Band cada vez son más… fluyen más las cosas, hay más buen rollo, más buen feeling, suena mejor, por supuesto porque una cosa siempre va con la otra y tocamos mejor, y si hay algo que cambiar se cambia. El profesor tiene que tener ese punto de autocrítica y decir esto no funciona y también que sea que ellos te enseñen, qué camino puede ser y cual no. Este es el quiz de la cuestión para que esto funcione.

The21: Una pregunta para los dos, que sentís en el momento, tocando, ya sea en un escenario o en tu casa, cuando estáis tocando Jazz, ¿os sentís de una manera diferente?

AM: Sentirte te sientes como en el momento, porque claro, puedes estar cansado, puedes estar contento, feliz de la vida, a punto de irte de vacaciones… cada día tienes una condiciones físicas y mentales diferentes. Siempre, generalmente, tiene que haber la motivación de “bueno, voy a tocar, qué bien”, a no ser que estés chafado (risas). Si las condiciones son buenas, las del concierto, siempre el ambiente te motivas más, siempre es mejor tener la sensación de que te sientes bien, que te oyes bien en la sala, por ejemplo con músicos buenos, todo esto te motiva más. Luego también pasa, y es lo bonito del jazz que un día estás más enfadado y sacas cosas diferentes a las de un día que estás más lúcido; en música clásica tienes que hacerlas como está escrito y punto. Yo creo que también es una canalización emocional, del estado en que estás. A veces estás muy concentrado y algo te sale bien, o peor porque estás más consciente de todo y no fluyen las cosas, hay días que en los que estás más en trance y pueden salir cosas peores porque se te va un poco o cosas más bonitas porque estas medio en sueños y fluye porque estás como más escuchando más que pensando. Cada día piensas, “anda hoy me ha pasado esto” y cada día es diferente, incluso en músicos de Jazz de renombre. Hay discos míticos de Jazz en los que el solista acababa de salir de la cárcel después de 3 meses y sin tocar nada, y de ahí sale un disco precioso, como el de Art Pepper, son unas condiciones rarísimas, y en cambio el disco está perfecto.

JC: A través de la música él obvia todos esos tres meses que ha estado prisionero.

AM: ¿Tiene que ver con sus emociones? Sí, pero también cuando toca.

JC: Quizás esto es lo bueno que tiene el jazz, igual no has estado tocando pero tú has trabajado mucho antes y tu nivel técnico es bueno y tras esos 3 meses de no tocar, con todas esas vivencias negativas en la cárcel , sales y haces una música maravillosa. Hay una parte que yo añadiría que es la parte física, la parte del jazz como música con un ritmo, el ritmo es súper importante por eso yo hago mucho hincapié en que en los solos, esa parte de “petúm, petím” tiene que estar; a partir de ahí puedes tocar muchas cosas, por eso para mí la parte física es muy importante y como contrabajista me importa mucho ese caminar, solo el hecho de un batería con escobillas y yo ya es una sensación placentera. Hace un momento estábamos tocando porque ella acababa de llegar y yo tenía ganas de sentir esa sensación. Andrea tiene muy buen tiempo, siempre lo ha tenido, entonces esa sensación de vamos a tocar este tema y solamente “patám tin tun” a mí ya me produce placer; ¿si hay gente que además lo disfruta? , es un placer que al final compartes. Lo ha dicho antes muy bien, no hace falta estar con público, lo bueno de tocar es disfrutar, pero si además lo compartes, el disfrute es mayor. Es la diferencia de tocar con público o no.

IMG_1506

The21: Cuando estás tocando, ahora sí, en público y al final todo el mundo se levanta y aplaude, ¿os sentís más llenos por la emoción?

AM: Sí, siempre, cada vez. Al principio siempre piensas más en dar, y en tocar bien, piensas a veces más en los músicos que en el público, ellos tienen a veces un nivel muy alto y yo intentaba que me gustase lo que sonaba porque el contexto era muy grande, con mucho nivel. Yo intentaba poner de mi parte concentrándome en que me gustara y fuera bonito, más allá del público, me importaba estar dentro, con el grupo. En cambio, ahora que estoy muy acostumbrada a tocar con ellos, que ya tengo margen de pensar, de improvisar, pienso más en el público, es importante cuando vas a un sitio y ves al público, ves que la gente está cansada que lleva esperando mucho rato, o que está en silencio o muy atenta, que se van pronto o se quedan aplaudiendo de pie, esto te hace pensar, estás en interacción con el público o no hay interacción, solo estamos aquí tocando y ya. Sí que te da muy buena sensación cuando tocas a gusto, la gente se lo está pasando bien, eso es muy buena sensación.

JC: Yo siempre he intentado trabajar dejando lo que es el ego al lado, pero es verdad que si te aplauden y el público se levanta tienes esa sensación de que con tu música, la gente ha estado temporalmente feliz y contenta. Tu música ha hecho que la gente haya pasado un buen rato, que disfrute y que baile, que la gente al final se emocione y se levante y te aplauda y luego van y te compran el disco. Eso, más allá del ego, es una sensación de placer muy grande. Tú has trabajado mucho para ello.

Y luego hay anécdotas, yo siempre cuento la misma, pero para mí es muy importante, es sobre el efecto terapéutico de la música, ¡que lo hay! En el momento en que haces sonreír ya es un efecto terapéutico. Una señora en un concierto me vino al final y me dijo, ¿Joan te puedo dar un abrazo? y yo, sí claro. Mira, me dijo, mi hijo tiene TDA y no puede para quieto y la primera hora de vuestro concierto ha estado ahí quieto, parado, escuchando, yo no me lo podía creer, me decía la señora. La madre lloraba. Esa sensación, en ese momento dije “guau, qué bonito” aparte de que gustes es que hay esa sensación de que hay cosas que puedes mejorar a través de la música, y eso es muy placentero, haces algo que te llena y es bonito.

The21: Y hay algún momento que destaquéis en vuestra trayectoria, así como más emocionante…, que os haya enseñado la música.

AM: Bueno el proceso también es emocionante y sobre lo que decía Joan, lo que destacaría más es que con la banda, todos, a nuestra manera, aparte de terapéutico cuando tienes un problema… ayuda. Creo que la música es muy importante y en las escuelas debe de hacerse más música. El efecto terapéutico o de aprendizaje que tiene la música es enorme, porque te enseña a desarrollar los sentimientos y las emociones, cosa que es bonita y necesaria para disfrutar de la vida. Personalmente, creo que es preciso saber disfrutar de tus emociones y tus sensaciones porque luego vas a la playa y te fijas en otras cosas, aprendes a penar en otras cosas.
JC: Un pequeño paréntesis, muy pequeño. Si realmente fuésemos capaces de ser felices con esas pequeñas cosas no necesitaríamos nada más. Apreciar una puesta de sol y decir: “ya soy feliz, no necesito más”

AM: Creo que buscamos la felicidad en cosas súper raras hoy en día, en tener un montón de cosas, en tener mucho dinero y luego ya ves, cuando ves a la gente que tiene mucho dinero tampoco se le ve muy feliz, son tipos raros a veces. Gente que igual piensa solo en él y sus hijos y ya está, y el resto que se muera, ¿para qué hace falta todo eso?

La música, por otra parte, te enseña a disfrutar, te enseña a querer a las personas que te enseñan y a las personas que trabajan contigo. Te enseña a trabajar en grupo y a tener muy buena relación, porque es importante cuando trabajas con otra gente intentar, por lo menos, que te valoren, que pidan tu opinión, y también sentirte libre a la hora de expresarte. Eso es muy importante y se intenta enseñar de muchas maneras en la escuela.

Creo que todo lo que enseña es bestial para los niños, para todo lo que quieras hacer, aunque no sea música, te va a venir bien esto.

JC: Además de toda la parte creativa, la música tiene una parte técnica que tienes que trabajar, los tonos, las composiciones y eso te hace pensar y trabajar a la cabeza y eso te ayudará en todas las otras asignaturas.

IMG_1503

The21: Ahora la pregunta incómoda para cualquiera: ¿Si os pudierais encontrar con un músico, vivo o muerto, podemos resucitar a personas y todo eso (risas), a que  músico os querríais encontrar?

JC: De los vivos, cuando hay alguien que me gusta, lo traigo (risas), eso es así ¡eh!

De los que ya no están yo tengo varios ídolos, a mí me encantaría juntarme con Parker, Coltrane, Dexter, no se es que son tantos…son tantos colores, Billie Holliday… “vamos a tocar algo Billie”, jajaja, wow… es que no sé, no puedo decir uno, son todos, cada uno en su manera… es un sueño.

AM: Para conocer personalmente me gustaría a mí también Billie Holliday, igual porque aunque de música me puedan gustar miles, también pienso… “¿personalmente cómo sería Parker?”, igual me llevo una sorpresa y está ahí súper borracho jajaja y yo que sé… Billie Holliday debía ser así más maternal, más tierna. Amy Winehouse también me gustaría, debía tener un carácter curioso. Y de los actuales, tengo ganas de conocer a Joe Frank, me gusta mucho musicalmente y me gustaría compartir con él una actuación.

The21: Ahora ya para terminar del todo, lo típico, si nos podéis decir una película y un libro.

AM: Ahora estoy leyendo a Haruki Murakami, porque como vamos a ir a Japón dentro de una semana, pues ahí estoy leyendo sus cuentos. Me gusta mucho, el último libro que ha sacado que se llama, Hombres sin Mujeres.

JC: Yo estoy leyendo ahora uno que son conversaciones con Coltrane y hay uno que es… ostras… como el arte de vivir, ahora no recuerdo el nombre. Y después has dicho una película… bueno yo una de las que más he visto es Alrededor de la Media Noche, si tengo que decir una y relacionarla con mi vida es esta misma, si te gusta el jazz es la mejor.

AM: Yo no sé cuál decirte, me ha gustado Chocolat.


IMG_1501

The21: Una última cosa y ya acabamos con la entrevista, ¿nos podíais contar un chiste de músicos? (muchas risas)

AM: Hay lo típico de bajistas.

JC: Que aprenden dos notas y al día siguiente no van a clase… pam pom ya está jajaja
Aquel del trombonista que va a una actuación de fin de año y la hace y al acabar pregunta, ¿oye tienes un espacio para dejar el trombón hasta el año que viene?, vamos que no coge el trombón más que de año a año. Contado con gracia, tiene más gracia jajaja.

Andrea y yo no somos muy de chistes, pero si estuviese aquí un profesor suyo estaríamos partiéndonos el culo jajaja tiene muy buenos y se los inventa sobre la marcha.

The21: Bueno, ya hemos acabado, ¡muchas gracias por la entrevista!

Tras esta realizamos una pequeña sesión de fotos y fuimos testigos de una interpretación musical en directo que ahora os compartimos en el vídeo a continuación. Esperamos que la hayáis disfrutado, tanto como nosotros haciéndola.

Entrevista realizada por Joan Vila i Boix y Antonio de Ron. Fotografía de Antonio de Ron.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (4 votos, media : 5,00 sobre 5)
Cargando…

Comentarios

Comentario

Comments are closed.