Jurassic world

Nuestros análisis

En una película como en un barco, no debe haber cabos sueltos. Cuando uno dirige un navío, y encuentra una veintena de cuerdas que no tienen un anclaje o finalidad determinada, las corta, porque estorban. En una película, de similar forma, todos los hilos argumentales que no conducen a ninguna parte para poco sirven, y lejos de la tesis estética que muchos defienden para justificar el hornamentalismo- inútil- extremo, que supuestamente completa y engrandece una cinta; yo creo que, el caso que nos atañe, Jurassic World, las metahistorias a las que me refiero, crean una atmósfera de descarriamiento, de desastre direccional, de incompetencia en el guión y, desde luego, de estupidez, general, para el conjunto de la película.

Ryapkd6X

¡Sin reparar en gastos!

El primer punto a favor, que desde luego los hay (¡y varios!), es el universo en el que encuadramos el parque jurásico. Años después de la cinta original, el mismo parque, en la misma isla, abre y con el mismo espíritu. Richard Hammond murió con su sueño sin cumplir, y pasa el testigo a un nuevo magnate (Irrfan Khan) que, 22 años después de la primera película, reabre el parque, con la misma idea, “y sin reparar en gastos”. Cruzamos, en la piel de los dos jóvenes protagonistas, la gran puerta de Jurasick World (la original, por lo visto) y entre eso, y la banda sonora, la piel se pone de gallina y regresamos a nuestra infancia. La película marcha genial, puedes llegar a pensar. Nadie duda que escuchar la mítica melodía es el segundo punto a favor de la película. Dentro ya del parque, el fan atento, comienza a hiperventilar. Todo son referencias, guiños, sorpresas, detalles, ¡easter eggs!, como suele decirse. Uno de mis favoritos fue el esqueleto de Spinosaurus, que fuera el bicho protagonista de la tercera cinta. Otro, sin duda, es la referencia directa- casi debemos llamarlo Tributo- a Richard Hammond,  que nada más entrar en el centro de información tiene una estatua con su nombre. Encontramos, también, a Mr. ADN, uno de los favoritos del niño pequeño que llevamos dentro. O el truquito de atraer al T-Rex con una cabra o una bengala. O las gafas de visión nocturna y los Jeeps originales. Siempre funciona. Es un win-win, debieron de pensar los productores y/o directores. Hasta cierto punto tienen razón. Mi niño pequeño interior estaba feliz cual perdiz.

CriIH5QT DUQaEcTG  
xosDvNO0

El problema es que esta política de repetir los esquemas que en su momento sabes que funcionaron, cansa al espectador exigente. Búsqueda de perdidos en el parque, se rompe la cúpula de los pájaros, varios raptores contra un bicho grande (en el mismo sitio que la primera vez), el T-Rex llegando al final para salvar el día, en aparición estelar con rugido incluido… Hasta en los planos, por Dios. Uno no puede evitar ver copias, que dejan de ser referencias para convertirse en plagios.

 

Me refería al principio a los cabos sueltos, además. Vista la película (alerta, creo, SPOILER), uno se pregunta que importancia tiene los arcos argumentales que abren para luego no desarrollar. Vamos, ¡que la cámara o las palabras indican un hecho en la historia y luego eso no tiene relevancia ninguna! gwiXJpVbEso es chafullero. Es como poner parches a las vías de agua, en este caso porque te hacen falta minutos de relleno. Es un despilfarro de recursos, y no hablo de efectos especiales (eso nunca es despilfarrar) (y en este caso, para la escena que se pudo ver en el tráiler, con el animal acuático, y el final- ¡brillante! ¡GUAY!- de lucha jurásica, los efectos cumplen su cometido). ¿Por qué el adolescente tiene algo con su novia pero luego en el parque parece darnos a entender que pasa de ella y mira a otras chicas? ¿Qué relevancia tiene que los padres se vayan a divorciar? Hay otras maneras de conseguir una escena del niño pequeño llorando… ¿Qué clase de acuerdo tienen el asiático interpretado por BD Wong, (protagonista de Jurassic Park I, buen guiño) con el militar-antihéroe-personaje tipo-todo vale- el fin justifica los medios? Hacen referencia a este acuerdo para luego callar sobre el mismo. Al margen de que el papel que interpreta Vincent D’Onofrio es pura basura, la relación de este con otros personajes deja mucho que desear.

Que sea una película muy previsible no es malo en sí, puesto que le ocurre a casi cualquier película de cine comercial. El problema es la bajeza de la historia, y al margen de su patético guión o argumento, ni un solo actor vale la pena. Chris Patt ya se ha encumbrado como el héroe guay, al que los niños adoran, pero más allá de esto, y de una escena “cabalgando” entre raptores, a lomos de una moto, dirigiendo un escuadrón de la muerte (sí, e00so mola un pito), poco hay que salvar de su papel, salvo que se quiera hacer referencia al peor y más forzado beso de la historia del cine. Es una película típica del verano, para ir a disfrutar del aire a condicionado y una hora y algo de entretenimiento sin más. Si eres seguidor del Parque Jurásico, además, tendrás momentos de mucha dicha. Si eres, a mayores, cinéfilo, deja esa faceta en la puerta. Es, con todo lo malo, una película de la que se puede disfrutar. Que objetivamente sea mala no quiere decir que no sea una pasada, en términos de adolescente entusiasmado.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin votos aún)
Cargando…

Comentarios

Comentario

Trasnochada caballerosidad. Cinéfilo y melómano, estudiante de derecho en su tiempo libre. ☐ Bodrios infumables. ★ Típica película de domingo. ★★ Buenas películas, de las que aportan algo. ★★★ Obras maestras. Estas maravillas irrepetibles. ☞ Cinéfilos. ¿Te gusta el cine?

Comments are closed.