La historia detrás de las fotografías

Hay fotografías que se pueden considerar históricas, ya sea por su alcance, su repercusión o por el momento que capturaron. Solemos fijarnos en la historia que nos cuenta la fotografía, de hecho esa es en parte su misión, pero… ¿Qué pasa con la historia que hay detrás de la fotografía? la historia de sus autores, por qué y cómo fueron tomadas etc. Hoy vamos a profundizar un poco en este tema.

20 de septiembre de 1932, piso 69 del, aún en construcción, edificio RCA del Rockerfeler Center, 11 trabajadores de la construcción paran para comer, algunos fuman otros sacan las típicas fiambreras o cajas de almuerzos con los bocadillos amorosamente preparados por sus mujeres. Son hombres que cada día se juegan la vida, en los años 30 no había arneses ni cascos ni elemento de seguridad como ahora, era la época de la Gran Depresión americana, no se podían permitir esos “lujos”. Este imagen siempre se supuso creada por Lewis Hine, antes anónima y hasta 2012 se señalaba a Charles C. Ebbets como su autor, ese año la agencia Corbis, quien tiene los derechos de dicha imagen desde 1995, al no estar segura 100% de la autoría la ha vuelto a decretar como anónima.
Rascacielos--644x362
Esta imagen ha tenido cierta controversia al decirse que estaba preparada y tenía una puesta en escena previa, que no era una toma totalmente espontánea, y aparentemente se ha demostrado que era así (fuente). Es sabido también que Rockefeller contrataba a varios fotógrafos para retratar unas condiciones de trabajo en sus edificios que rozaban lo “ideal” de aquella época, lo cual, a mi parecer, no debe quitarle el mérito a esta imagen que hemos visto póster gigantes en seguramente, muchas ocasiones.

23 de febrero de 1945, saltamos unos años en el tiempo y unos cuantos kilómetros también, hasta la isla de Iwo Jima en Japón. Conocida por esta icónica foto, además de las películas Banderas de nuestros padres y Cartas desde Iwo Jima (mejor la segunda que la primera).

WW2_Iwo_Jima_flag_raising

Alzando la bandera en Iwo Jima  es el nombre de esta fotografía histórica tomada por el fotógrafo Joe Rosenthal. La fotografía muestra a cinco marines de los Estados Unidos y un médico de la Armada alzando la bandera estadounidense en el monte Suribachi durante la batalla de Iwo Jima de la Segunda Guerra Mundial. La fotografía llegó a ser muy popular, llegando su autor a obtener el premio Pulitzer de fotografía. Está considerada como la instantánea de guerra más importante de la historia y una de las fotografías más reproducidas del mundo.

Fue un momento de victoria para los americanos y los aliados en la SGM, tomar Tokyo era una misión extremadamente dificultosa y para ellos necesitaban sus bombarderos, y lo único que se interponía entre su base de B-29 y Tokia era dicha isla. 800 fortines y casi 5km de túneles subterráneos esperaban a los americanos, la invasión comenzó tras el cañoneo de la isla por casi 500 navíos. Tras días de lucha y casi 7000 muertos y más de 19000 heridos los americanos diezmaron más de 22000 soldados japoneses, conquistaron la isla que supuso el preparativo del golpe final.
Para coronar la isla el capitán Dave E. Severance envió a una sección a tomar la montaña y les entregó una bandera, sus palabras fueron: “si llegas a la cima, ponla”. Y así fue, y así lo capto Joe Rosenthal, no también sin cierta polémica puesto que no era la primera bandera que se colocaba en la isla ni la foto fue, de nuevo, espontánea. Rosenthal vio la escena y le pareció que una foto mejor preparada mostraría más la gloria y el sufrimiento para conseguir ese momento de conquista, así que colocó a los 5 marines y al médico que les acompañaba en la famosa pose, pose que ha pasado a la historia y que ahora está representada también en el Memorial al Cuerpo de Marines en Arlington mediante una estatua.

USMC_War_Memorial_Night

 

Mañana del 16 de octubre de 1968, Juegos Olímpicos de México,  el atleta estadounidense Tommie Smith ganó la carrera de los 200 metros con un récord del mundo, con el australiano Peter Norman en segundo lugar, y el también estadounidense John Carlos en tercera plaza.

Pero antes de seguir con la historia… A finales de los 60 surgió en el mundo un movimiento llamado Black Power. A grandes rasgos, lo que defendía esta doctrina era destacar los valores de la población negra frente a la opresión que sufrían en muchos ámbitos, sobre todo en Estados Unidos. El Black Power, en pleno auge en aquel convulso 1968, hizo un llamamiento a los atletas negros para que boicotearan los Juegos Olímpicos. Aunque no tuvo mucho éxito este boicot, sí hubo algunos detalles, como el que os cuento hoy, que pasó a la historia. Y es que Tommie Smith y John Carlos tenían preparado algo especial.

2011_10_17_PHOTO-6c8f67869a37a5dac02015f1cb5a70e4-1318837558-24

Llegó el momento de la entrega de medallas de los 200 metros lisos. Ante la extrañada mirada de todos los asistentes, Smith y Carlos llegaron de una manera algo peculiar al podio. Ambos iban descalzos, pero con calcetines negros (que representaban la pobreza de los negros). John Carlos llevaba la chaqueta del chándal desabrochada, con un collar de cuentas que representaba a aquellos afroamericanos que murieron colgados, linchados o en los barcos que transportaban esclavos de África a América. Smith llevaba una bufanda negra, que representaba el orgullo de su raza. Ambos llevaban una insignia del Proyecto Olímpico por los Derechos Humanos, una organización en contra del racismo en el deporte. El australiano Norman también la llevaba, en solidaridad con sus compañeros. Y por último, Tommie Smith llevaba un par de guantes negros. Cuando sonó el himno de los Estados Unidos de América, Tommie Smith y John Carlos agacharon la cabeza y alzaron el  puño enguantado (Smith el derecho, Carlos el izquierdo). Fue un escándalo. La música del himno se mezcló con los abucheos del público por la actitud de los atletas estadounidenses. No eran conscientes, quizá, que eran testigos directos de uno de los momentos más emblemáticos, más simbólicos, más recordados de la historia del Olimpismo.

Avery Brundage, presidente del Comité Olímpico Internacional, lo consideró un gesto de política interna inadecuado para el apolítico foro internacional de los Juegos Olímpicos. Como respuesta inmediata a sus acciones ordenó la suspensión de Smith y Carlos del equipo olímpico estadounidense y se pidió que fueran expulsados de la villa Olímpica.

Muy pronto, Smith y Carlos sufrieron las consecuencias de su acto. Al llegar a Estados Unidos recibieron amenazas de muerte (ellos y sus familias) y fueron despreciados e ignorados por el deorte americano. Aún así, ambos siguieron con sus carreras, se pasaron al fútbol americano y jugaron en la NFL. Luego Smith se hizo profesor de Educación Física en Ohio y Carlos en Palm Springs, California. Además, Carlos fue contratado por el Comité Olímpico Estadounidense para promocionar los Juegos de Los Angeles 84 entre la comunidad negra de la ciudad californiana. Y es que con el paso del tiempo, las figuras de Smith y Carlos fueron cada vez más reconocidas y en la actualidad (Smith tiene 68 años y Carlos 67) son unas muy respetadas voces de los derechos de los negrosHan recibido numerosos premios y fueron críticos con los Juegos Olímpicos de Pekín por las pocas garantías que había para los Derechos Humanos en China.

Psmith_carlosero esta historia no estaría completa si no le dedicamos unas palabras al tercer personaje del relato, el australiano Peter Norman. Un tipo que, siendo ajeno a la causa de los estadounidenses, mostró sus simpatías con Smith y Carlos y los apoyó en todo momento. Pues bien, para Normal la cosa no fue fácil tampoco, porque recibió una severa reprimenda del Comité Olímpico Australiano y en su país los medios de comunicación le hicieron el vacío. Cuatro años después, llegó a quedarse fuera del equipo de atletismo australiano pese a tener buenos tiempos. Una grave lesión le llevó al alcoholismo y en octubre de 2006 falleció de un paro cardíaco. En su entierro, Tommie Smith y John Carlos fueron dos de los portadores de su féretro.

Hasta aquí una nueva entrega de fotografía e historia, ¡hasta la próxima!

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (3 votos, media : 4,67 sobre 5)
Cargando…

Comentarios

Comentario

Antonio De Ron

Me pierdo entre pantallas, teclados, cámaras y cables. Cuando no estoy enfrascado entre bits lo estoy entre píxeles. Dentro de mi hay un pequeño científico gritando cada día ¡sé curioso!

Comments are closed.