La minifalda

Ahora que por fin va llegando el calor, y ya todos estamos deseando guardar nuestros abrigos en el rincón más profundo de nuestros armarios, para empezar a lucir prendas más frescas, cortas y ligeras. Vamos a analizar el origen de una de ellas, que, sin duda, será esta temporada como en tantas anteriores, una pieza clave en los looks de las mujeres.

Si nos paramos a pensar en una prenda de vestir que realmente transmita feminidad, seguramente a todos se nos vendría la misma idea a la cabeza: la minifalda.

Hoy en día, es difícil imaginar el armario de una mujer sin, al menos, una de estas piezas. Las hay de mil formas y telas diferentes, y, sin duda, es uno de los grandes aliados de la mujer actual y un comodín para todo tipo de ocasiones.

 Pero… ¿Cuándo surgió esta prenda? ¿Quién la inventó?

 Pues bien, la minifalda surgió en plena década sesentera. Década, que buscaba romper con todo lo conocido hasta el momento. Con la invención de la minifalda hay una gran intención de provocación y ganas de dar a conocer una nueva mujer joven y llena de carácter. Hecho que, hasta el momento, era impensable.

No es difícil imaginar la revolución que causó esta prenda que, al principio se convirtió más en provocación que en tendencia.

1

La primera vez que se dio a conocer, fue en el desfile de primavera-verano de 1964 de la diseñadora Mary Quant. Este desfile desataría una gran polémica en todo el mundo alegando que esta pieza de ropa iría en contra de la moral.

Sin embargo, existen controversias sobre quien fue realmente el creador de la prenda, puesto que, a pesar de que la primera vez que se conoció fue en el mencionado desfile, el diseñador francés André Courrègessiempre sostuvo que el fue el verdadero inventor de la minifalda, hecho que, jamás se pudo comprobar, por lo que no se le concede la paternidad de este tipo de falda.

 Una curiosidad de la minifalda, es que según afirmaciones de la diseñadora, estaría inspirada en el coche mini, además de en las chicas jóvenes que se paseaban por su ciudad.

La diseñadora británica, se apoyó en la modelo Twiggy para dar a conocer su nueva invención, pero al poco tiempo, la minifalda tendría miles de fans en todo el mundo y, sobre todo, tendría una gran acogida entre las más jóvenes.

 

2

Twiggy con un modelo de Mary Quant

Pero, sin duda, la consolidación de esta pieza de ropa llega con su aparición en la edición británica de la revista Vogue, en esta edición Mary Quant causa furor con sus amplios y cortos vestidos.

 La diseñadora, recibió la Orden de la Corona Inglesa por su aporte a la moda. El resto de diseñadores de todo el mundo, empezaron a incorporar esta prenda a sus diseños, tras su gran aceptación.

 A pesar de que al principio su acogida sería fundamentalmente en Londres, la minifalda no tardó en internacionalizarse y traspasar todo tipo de fronteras, convirtiéndose en la principal tendencia seguida en las grandes capitales de la moda: París, Nueva York, Milán, etc.

 El largo de la minifalda, varía según la época y las modas. El único requisito, es que se sitúe por encima de la rodilla, aunque generalmente el largo suele llegar hasta los 20 cm por encima de la rodilla, dejando a la vista la mitad del muslo.

Al principio, la minifalda estaba orientada a chicas jóvenes, que disfrutaban del rock&roll y con un carácter rebelde, pero poco más tarde fue utilizada también por un público de mayor edad, terminando por popularizarse en todo tipo de mujeres. A pesar de que los sectores más conservadores de la sociedad seguían criticándola e intentando frenar su popularización.

Pero no todas las críticas venían de la iglesia y de los sectores más conservadores. Mary Quant fue también muy criticada por compañeros de profesión que, más tarde terminarían añadiéndola a sus propios diseños. Este es el caso de la diseñadora Coco Chanel, quien criticó a la británica argumentando que las rodillas es la parte menos atractiva de una mujer y que por ello, debían ir tapadas.

 A estas palabras, la inglesa respondió a la reputada diseñadora francesa, diciendo que las rodillas son un símbolo de jueventud y que por ello, habría que enseñarlas sin ninguna vergüenza.

 Al poco tiempo, sería utilizada por personajes públicos caracterizados por su estilo como es el caso de Jackelyn Kennedy o Audrey Hepburn, quien utilizó un vestido mini en su boda con Andrea Dotti en 1969.

 

33

3

 Su implantación en España fue más lenta que en otros países debido a la dictadura franquista, pero tímidamente se fue incorporando a la moda de nuestro país.

Una de las pioneras en España en utilizar esta prenda fue Massiel. La cantante salió victoriosa en la edición de Eurovisión de 1968. Este fue sin duda, el hecho que marcó el comienzo del uso de la minifalda en España.

Eran de esperar todas las críticas que recibió al elegir el modelo, no solo por su escasa longitud, sino, porque la artista rechazó las propuestas de muchos diseñadores del país que ansiaban vestirla, para viajar a París y llevarse el minivestido del diseñador Courréges.

4Así poco a poco, la televisión fue facilitando la inserción de la minifalda a las calles de las primeras ciudades españolas, ya que la gente cada vez estaba más acostumbrada a verlas sin que se causase un gran revuelo. Al poco tiempo, la mayoría de presentadoras y personajes públicos femeninos, la llevaban como una prenda más en sus looks, por lo que la mayoría de las mujeres acudían a las tiendas ansiosas por encontrar la suya y seguir la tendencia.Lo que empezó siendo un símbolo de libertad, se convertiría en una de las piezas más fundamentales en la moda femenina. Lisas, con estampados, vaqueras… hay infinidad de ellas que vemos cada día en las calles. Después de medio siglo de historia, podemos asegurar que la minifalda no es una moda más, sino que ha sido una prenda que llegó para quedarse.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votos, media : 5,00 sobre 5)
Cargando…

Comentarios

Comentario

Comments are closed.