Las gafas de sol: sofisticación y misterio

Ahora que va llegando el buen tiempo y que la lluvia nos da una tregua, llega el momento de guardar los abrigos y empezar a sacar prendas más cortas y frescas para esta nueva época del año. Asimismo, es hora de que empecemos a cambiar nuestros accesorios, reemplazando los paraguas por gafas de sol.

Este instrumento es un imprescindible en los looks veraniegos, no sólo por estética, sino para proteger los ojos de los rayos del sol que pueden dañar notablemente nuestra visión. Además, este accesorio goza de una gran presencia en la moda y viene siendo uno de los principales focos de tendencias desde hace varias temporadas.

No es de extrañar que el origen de este complemento tenga una función meramente útil ya que, a día de hoy, sigue poseyendo este valor de utilidad. Lo que si llama la atención es su antigüedad, pues el primer antecedente de las gafas de sol se sitúa mucho antes de que lo que nos imaginamos, hace 12.000 años aproximadamente.

Esta primera gafa de sol fue inventada por los esquimales y estaba realizada con materiales muy diferentes a los que se emplean a día de hoy, tales como conchas, huesos, madera,etc. El motivo por el que la crearon era para reducir la cantidad de luz que entraba en los ojos, disminuyendo sustancialmente ceguera que se puede llegar a producir al reflejarse la luz del sol en la nieve.

9eb30894c42756ddaea678555e2f6acc

Pero las primeras lentes de sol no llegan hasta el siglo XII aunque, en este caso, no era para proteger los ojos del sol. En su lugar se desarrolló una tecnología para ahumar los cristales de cuarzo con el objetivo de oscurecerlos, con el fin de que los jueces chinos ocultaran sus ojos y su expresión para evitar que se conociese cualquier orientación a la sentencia final.

Además de esto, en China se crea también el primer antecedente de gafa de sol graduada. Este hecho sucedió alrededor de 1430, cuando con las gafas graduadas provenientes de Italia, se incorporó la técnica de oscurecimiento de los cristales, pero también tenían el fin de ser utilizadas por los jueces.

No existe una evolución hasta el año 1752, de manos del óptico inglés James Ayscough, quién comenzó a investigar técnicas de tintado de cristales. En este caso, el fin era tratar enfermedades de visión relacionadas con la sensibilidad a la luz solar, consiguiendo así los primeros cristales de color verde y azul. Con esta innovación, las gafas de sol estuvieron destinadas a tratar estas enfermedades y también eran utilizadas por enfermos de sífilis, ya que uno de sus síntomas era la hipersensibilidad a la luz.

Las gafas de sol han estado siempre vinculadas al sector del lujo, haciendo parecer que eran accesorios que se excedían de lo necesario. Eso sucedió, porque quienes comenzaron a utilizarlas en el siglo XX, eran sobre todo artistas o personas de elevada renta, ya que sus precios para la época eran bastante elevados.

El uso generalizo y popularizado de este complemento no llegó hasta 1929, cuándo comenzó su producción en serie. Esto sucedió de manos de la empresa americana Foster Grant Company. Fue la primera empresa en realizar la producción y distribución en masa de las gafas de sol y las ofrecían a un precio asequible. Comenzó en Atlantic City, pero rápidamente se extendió por todo Estados Unidos y posteriormente por todo el mundo.

Pero cuándo realmente se popularizó el uso de las gafas de sol fue con la Segunda Guerra Mundial. Los aviadores comenzaron a utilizarlas ya que el sol les producía deslumbramiento y dolor de cabeza.

De esta manera, se crean unas gafas antibrillo denominadas como “Ray-Ban” originalmente “ray banner” ( barrera contra los rayos). Así es como nacen las celebérrimas Ray-Ban Aviator, las cuales se convirtieron en un elemento más del uniforme de la aviación estadounidense en la Segunda Guerra Mundial. Posteriormente se utilizarían por todo el mundo ya que, en 1937, se autorizó su venta al público convirtiéndoes así en uno de los modelos más conocidos de la historia de las gafas de sol ya que, a día de hoy, siguen teniendo gran acogida entre el público

.b19503e68674f480c6deb1583df8d75c

Es en los años 60, con la cultura hippie, cuando realmente se ponen de moda las gafas de so, ya que es aquí cuándo se adopta este accesorio como elemento de moda y adquiere un valor chic y popular. Desde ese momento, y hasta día de hoy, las gafas de sol se han convertido en un elemento imprescindible para millones de personas. Ya sea por estética o por necesidad, este accesorio ha conseguido ganarse una gran posición en el sector de la moda.

Las hay de mil formas y colores, con las gafas de sol todo vale. De espejo, con cristal oscuro, claro, polarizado, de pasta, de metal, redondas, cuadradas, alargadas, maxi, pequeñas…etc. Además, este accesorio se ha convertido en seña de identidad de algunos personajes como pueden ser Karl Lagerfel o Anna Wintour, dos de las personas más influyentes en el mundo de la moda, o también de tribus urbanas como son los hipsters.

c3aec86024bc62a7b360ccec2ade41cb 420027c6d6f5ff49a6a212417147ef42

Las gafas de sol son sinónimo de seguridad, sofisticación, chic, modernidad, actualidad, etc. En definitiva, es un complemento con mucha fuerza, que consigue darle un toque diferente y muy “cool” marcado por un halo de misterio a los looks . Con una alta dosis de sofisticación, no hay mejor aliado para la temporada primavera-verano.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votos, media : 4,00 sobre 5)
Cargando…

Comentarios

Comentario

Comments are closed.