Las ocho razones por las cuales Paulo Coelho no debería ser leído

“Sus libros están llenos de banalidades que pasas por genialidades, mal redactados y peor estructurados. Superficiales, mal redactados y peor estructurados. Superficiales, anodinos, constituyen una obra mediocre escrita desde la vanidad por quién está convencido de haber encontrado respuestas trascendentales”.

Jorge Martí

Si hablamos de cifras expondríamos que los libros de Pablo Coelho han sido traducidos a 80 idiomas, publicado en más de 150 países, y que ya cuenta con más de 150 millones de libros vendidos -que no es nada-. Un gigante de las ventas, que por desgracia, es lo que prima hoy en día. Yo, dejé de ser español durante unos días, os explico: aquí es costumbre criticar sin conocer de qué trata el asunto. Leí un libro de Pablo Coelho para confirmar la premisa bajo la que escribo este artículo: es mejor no leer, dedica tu tiempo a otros asuntos.

Yo a Coelho lo conozco de Facebook, y no, no por tenerlo entre mis amistades, sino por otra cosa: de que todo el mundo tiene la mala costumbre de colgar sus frases con paisajes preciosos de fondo; sobre todo ahora, que cuando el verano ha rematado el escritor brasileño inunda las redes con sus notas de superación y ayuda. Algo muy curioso, ya que las fotos en sí suelen tener poco que ver con lo que la frase que exponen; aunque eso es otro asunto.

4c13f7b3ccce9fb97806437ee4ef4207

Sí, la frase es una gran obviedad. Pero lo simple, lo facilmente entendible: lo que vende.

En una entrevista Will Smith afirmaba que su libro favorito era “El Alquimista”, y yo, que soy un animal, y estaba harto de las grandes banalidades que mis amigos de las redes me hacían ver, me dije: Sí quieres hablar mal de él, léelo primero. Mientras avanzaba en la lectura formulé las diez razones por las cuales usted, querido lector, no debería estar en contacto con la magia Coelhina.

1. “Cada hombre sobre la faz de la tierra tiene un tesoro que lo está esperando”. Sí, supongo que habrá gente, que en la oscuridad de su habitación apenas iluminada por una lámpara que le permite leer este tipo de frases, se creen estas cosas tan simples para otros. Pero no se las creen un poco, van a muerte con Coelho. Pero ¿Cómo consigue hacernos creer este tipo de cosas? Héctor Abad, escritor colombiano, se hace una pregunta que reúne todos los cabos sueltos de este primer punto: “¿Por qué, siendo un escritor tan rudimentario en el uso del lenguaje, tan pobre en el pensamiento y tan elemental en sus recursos estilísticos, consigue tocar la sensibilidad de tanta gente?”. Y él mismo responde: “Si Coelho vende por sí solo más libros que todos los demás escritores brasileños juntos se debe precisamente a que sus libros son tontos y elementales. Si fueran libros profundos, complejos literariamente, con ideas serias y bien elaboradas, el público no los compraría porque las masas tienden a ser incultas y a tener muy mal gusto”. Dígaselo a Ortega Gasset y su hombre masa. El mismo que lee a Coelho.

44c673855eeaae1c35f0ebe4f1533894

Qué gran consejo, amigos.

2. Son libros de autoayuda, no se engañen. Escribir, para Coelho, forma parte de su búsqueda personal, y puede que éste sea su truco: “Mi intención en cada libro es descubrirme a mí mismo, de forma sencilla y cercana, para que mi alma conecte con otras almas”. Es decir, Coelho está depre. Igual que el que lo lee. Como los que leen 50 sombras de Grey están faltos de lo que se relata en la novela y que otro día me ocuparé de contarlo. Prosigo, Coelho es un tío triste, pese a haber nacido en Brasil. Solo viendo cómo viste, siempre de negro, el color de la depresión. Os invito a buscar una sola instantánea dónde el escritor salga con ropa de un color diferente al negro: es imposible. Extraemos de ésto que se trata del polo opuesto de Agatha Ruiz de la Prada -imaginen a Coelho desfilando para la diseñadora madrileña-.

Nuevo color: Negro Coelho.

3. Ha sido sometido a varias sesiones de electroshock.  Debido a su inmadurez, rebeldía, incapacidad para adaptarse a la sociedad, irritabilidad y actitudes radicales y extremistas cuando rozaba la mayoría de edad fue hospitalizado en un psiquiátrico en el cual se le aplicó esta terapia. Una terapia que entre sus riesgos reúne la perdida temporal o total de la memoria y la confusión (Coelho está tan confundido que se hirió a si mismo). Ésto podría explicar muchas cosas. Según la biografía oficial del autor su ingreso en el manicomio se produjo tras atropellar casi mortalmente a un joven y darse después a la fuga.

4503b2749c732774f47116b59a10098c

Menuda situación.

4. Practica la magia negra. Quizá este sea el motivo por el cual viste siempre de negro. ¿Qué se puede esperar de una persona que intenta mediante ridículos rituales manipular el flujo natural de la vida? ¿Habrá utilizado algún hechizo el Mago Negro por excelencia para conseguir vender tantos libros? Ojeando por internet he descubierto el truco que realizó Coelho para conseguir la ansiada fama -qué cosas tiene la red de redes-. Os cuento, Coelho compró muchas velas -tantas como lectores quería conseguir-, tanto femeninas como masculinas -sí, los magos tienen velas de ambos sexos, así de especiales son-,  y también aceite de lima. Un viernes de luna nueva. Talló entonces su nombre y el de cada uno de sus lectores en las velas, lanzó el aceite sobre ella, encendió cada una de ellas y al cabo de unos minutos apagó las pequeñas llamas con sus propios dedos. A los siete días repitió el hechizo.

“El alquimista” fue publicado por primera vez por una editorial brasileña dedicada a libros de magia negra y artes ocultas.

“¿Dónde habré dejado las velas?”

5. Ha escrito “El Alquimista”. Un pastor andaluz que llega, tras cruzar el Sáhara, a las pirámides egipcias y le propinan una buena paliza; no sin antes haberse convertido en aire. Todo gracias a saber interpretar los símbolos que la naturaleza le mostraba. Aunque no suelo utilizar la Wikipedia, tienen el mejor inicio de sinopsis que he leído sobre una obra: En Andalucía, un joven pastor que se la pasaba viendo pornografía paseaba por las llanuras contemplando la naturaleza y viendo como los animales tenían sexo salvajemente. 

Coelho escribió “El Alquimista” en dos semanas, y afirmó que la obra ya estaba en su alma.  Pese a que tuvo ventas considerables, el editor del libro le dijo a Coelho que nunca iba a vender bien y que «podría hacer más dinero en la Bolsa». Quién vería a Coelho Broker.

Coelho lee lo de arriba, no le gusta, va a atacar.

(REPRODUCIR ESTE VIDEO DURANTE LA LECTURA DEL SIGUIENTE PUNTO )

6.  En serio, pensadlo, magia negra, viste de negro, ha escrito “El Alquimista”; me pongo modo Iker Jiménez ¿Ha hecho Coelho un pacto con el diablo? En “El Mago”, la biografía autorizada del autor brasileño basada en 200 diarios y 100 cintas de casete que tenía Coelho escondidas en un baúl,  se dan detalles acerca de un pacto de Coelho con el diablo -luego roto-. Fernando Morais, autor de esta biografía, calificaba así la obra sobre la vida de Coelho: “Tiene de todo. Tiene violencia, sexo, religión, rock, satanismo. Y tiene redención, pues el protagonista realiza su sueño de ser un escritor leído en el mundo entero”.

Resuena, llegados a este punto, lo relacionado con algún tipo de secta. Al continuar leyendo las hojas de “El mago”, Coelho confiesa en el libro haber sido drogadicto, practicar la homosexualidad y la magia, siendo un fiel seguidor de los mandatos del satanista Edward Alexander Crowley, más conocido como Aleister Crowley, cuyo apodo era The Great Beast 666, líder de una conocida secta satánica. Es más, era tal su deseo por tener encuentro con el maligno, que una tarde su habitación se llenó de una extraña humareda, y enseguida reconoció el aroma inconfundible de restos de putrefacción, y afirma: “No lo dudé: era el demonio”.

Entre estas líneas asaltan las dudas sobre qué buscaba Coelho con este culto satánico. Morais afirma que lo que buscó fue siempre una única cosa: ser un escritor leído en todo el mundo. Para eso ha hecho todo.

Qué lío.

7. Tiene una calle en Santiago de Compostela. Joder, qué cosa tan loca. Después de todo ésto el tío consigue una calle.

2008-06-30_IMG_2008-06-23_17-41-48_paulo

8. Ataca la calidad literaria de Joyce. Pues nada, a mi mente solo viene un corte del programa catalán APM?. Quizá dos. Os invito a leer “Retratos del artista adolescente”. Comienza este artículo con Jorge Martí y con él quiero acabar: Si a usted, en definitiva, le gusta decididamente la buena literatura, haría mucho mejor volviendo a releer cualquiera obra de Shakespeare que pasando la tarde con las trivialidades de Coelho.

3088-9655626-jpg

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (7 votos, media : 4,29 sobre 5)
Cargando…

Comentarios

Comentario

Camilo Camba

No soporto el noventa por ciento de las cosas que existen, así que me reúno alrededor del diez restante y lo disfruto como los que soportan todo no lo hacen con nada.

Comments are closed.