Lo que de verdad importa.

101_9175

IMG_2079

10003059_280558828777828_1710421986_n

Kindred.

20140602_100532

No eres tu edad, ni tampoco la talla de tu ropa. No eres la cifra que marca la báscula, ni el color de tu pelo, no eres tu nombre ni apellido, ni los hoyuelos que marcan tus mejillas. Eres los libros que has leído, cada palabra que ha salido de tus labios, el primer pensamiento que tienes al despertarte, la historia de cada una de tus cicatrices, y las sonrisas que no consigues ocultar. Eres la dulzura que se refleja en tu risa, eres cada lágrima que no has podido contener, eres cada canción que cantaste a voz en grito cuando pensabas que nadie te veía. Eres la esencia de los lugares que has pisado, y de aquel que llamas hogar. Eres aquello en lo que crees, eres tus ideas más firmes, eres cada tropiezo que te ha enseñado a superarte y a darte cuenta de que nada puede contigo; eres la gente a la que amas, las fotos de tu habitación y el futuro con el que sueñas. Eres alguien hecho de belleza, pero parece que se te olvidó cuando decidiste que te definieran por todas las cosas que no eres. Eres un alma viva y un corazón capaz de amar sin medida, de sentir lo bueno y lo malo y adaptarse a ello para forjar una vida día a día.

Date cuenta de lo mucho que has vivido, de todo aquello que la vida te enseñó. Date cuenta de que eres único, que vales para lo que te propongas, aprende que tienes tantas virtudes que no sabes apreciarlas. Ojo, que quien te ama no te ve perfecto, sino que ama también tus defectos, quien te ama conoce tus heridas y se queda para besarlas. Observa y date cuenta de que no importa nada si tú estás contento de ser quien eres. No niegues lo que piensas, aprende a decir NO, no te compres espejos ni más ropa…nada de eso te aportará la belleza que pueda aportarte un alma llena y una sonrisa en la cara. No cambies a la mínima tus principios, ni quites el valor a tus valores. Aprende a disfrutar de las cosas pequeñas, porque “una de las cosas que definen al hombre es su capacidad de maravillarse ante las majestuosidades de la Creación“. Aprende que la vida no es toda de color de rosa, ni mucho menos… y acéptalo.

Procura hacer de tus diferencias tu mejor arma, de tus faltas la mejor enseñanza, de tus torpezas y debilidades una forma de superación. Aprende a llamar a las cosas por su nombre. Intenta quejarte menos, y luchar un poco más. Avanzar frente a la adversidad dignifica. Ríe siempre que puedas, serás más feliz y, más importante aún, harás felices a los que estén a tu lado. No tengas miedo al ridículo; nadie lo sentirá si no lo sientes tú.

No juegues a intentar cambiar la persona que eres, prueba a simplificarte al máximo: quita todos los adornos, los complejos, las cosas que te atan, los prejuicios, las preocupaciones baratas, lo innecesario…El lujo empequeñece a las personas y las modas pasajeras las hunden en la superficialidad. “El valor está en lo irreductible de la personalidad”. Insisto, cambia solo para sacar una mejor versión de ti mismo, no una peor. No hagas caso de quienes se esfuerzan por que te rindas ante tus metas, puedes hacerlo todo porque no hay nada que no puedas conseguir. “Solo los peces muertos se dejan llevar por la corriente”; recuerda siempre que ser libre no es hacer locuras, no es tirarse en paracaídas ni saltarte las normas a ver si no te pillan, tal como -equivocadamente- se piensa hoy día; ser libre, amigo mío, es pensar por ti mismo y vivir conforme a tus ideas intentando hacer simplemente lo correcto.

Sé honesto, sé paciente, confía en las virtudes con las que has nacido; ello te abrirá muchas puertas. “Ve con la verdad por delante, te equivocarás menos”. Reflexiona y sé agradecido por todo lo que tienes y que a veces, cegado por la realidad de tu rutina, no valoras: tienes la suerte de vivir donde vives, de desayunar caliente, de dormir cada noche en una cama calentita, de viajar y ver mundo, gente de la que aprender, palabras o conversaciones que te dejan pensando, motivos para amar. Tienes la oportunidad de estudiar y aprender para abarcar todo el saber posible, para experimentar el conocimiento y poder aplicarlo a un futuro que mucha gente no puede permitirse. Tienes amigos, gente que te quiere, unos valores y una educación, dones que hacer brillar, algo en que creer. Realidades hermosas y posibilidades de ayudar y de hacer de ti mismo la mejor herramienta para hacer feliz a alguien, o para cambiar aquello que va mal, oídos para escuchar o boca para dar un buen consejo, manos que tender a quien está agobiado, ojos para comprender. Ser generoso no es dar, es darse. Y ahí empieza todo.

Párate a pensar de vez en cuando, mira qué es lo que de verdad importa. Lucha por aquello que quieres llegar a ser, y si te caes repítete que tu corazón es piedra. La buena suerte no existe…las cosas buenas les suceden a quienes tienen una Fe fuerte como el cemento, a quienes no tienen miedo al desastre. “Nunca pasa nada, y si pasa ¿qué importa? Y si importa, ¿qué pasa?”. Simplifica tu vida y deja ya de preocuparte, porque “preocuparse es como una mecedora: te entretiene pero no te lleva a ninguna parte”. Ya va siendo hora de darse cuenta de que cada persona es un tesoro, y tú el más grande.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (3 votos, media : 5,00 sobre 5)
Cargando…

Comentarios

Comentario

Fantaseando desde 1995. Sonriente y optimista, diferente, me gusta vivir haciendo feliz a la gente. Leer, observar, dibujar y viajar, son los pilares básicos de mi existencia. ¿Mi lema? 'De nada sirve un cuerpo sin un alma que lo mueva'

Comments are closed.