Los mitos sobre el cáncer

Escriba Cáncer en  Google y se tendrá que enfrentar con millones de páginas web. Y el número de los vídeos de YouTube que encontrará si busca “curar el cáncer” es igualmente enorme.

El problema es que gran parte de la información que hay es, en el mejor de los casos, inexacta, o en el peor, peligrosamente engañosa. Hay un montón de páginas sobre el cáncer fáciles de entender, pero hay otros tantos, si no más, de difusión de mitos. Y puede ser difícil de distinguir la realidad de la ficción, ya que mucha de la información inexacta parece y suena perfectamente plausible. Pero si se rasca la superficie y se mira la evidencia, muchas “verdades” continuamente perpetuadas se descubren como mentiras.

En este post  queremos aclarar algunos mitos de cáncer que nos encontramos con regularidad. Impulsada por la evidencia, no por la retórica o anécdota, se describe lo que la realidad de la investigación muestra que es verdad.

Cancer is as old as we are

Mito 1 : El cáncer es una enfermedad moderna hecha por el hombre

El cáncer es tan antiguo como lo es la especie humana.

Podría ser creído por la conciencia pública que ahora más que en tiempos pasados el cáncer está muy extendido y es una enfermedad la cual antes no existía y es fruto de la contaminación y los malos hábitos, nada más lejos de la realidad. El cáncer ha existido siempre de la mano de los seres humanos. Fue descrito hace miles de años por los médicos egipcios y griegos, y los investigadores han descubierto signos reveladores de cáncer en un esqueleto de 3.000 años de antigüedad.

Si bien es cierto que las enfermedades globales relacionadas con el estilo de vida como el cáncer están en aumento, el mayor factor de riesgo para el cáncer es la edad.

El simple hecho es que más personas viven lo suficiente para desarrollar cáncer debido a nuestro éxito en la lucha contra las enfermedades infecciosas y otras causas históricas de la muerte como la desnutrición. Es perfectamente normal que aparezcan daños en el ADN de la células que se dividen a medida que envejecemos, y ese daño puede conducir al desarrollo de cáncer. También ahora somos capaces de diagnosticar los cánceres con mayor precisión gracias a los avances en la detección, tratamiento de imágenes y patología.

Sí, el estilo de vida, dieta y otras cosas como la contaminación del aire en conjunto tienen un gran impacto en nuestro riesgo de cáncer, pero eso no es lo mismo que decir que es una enfermedad moderna creada por el hombre. Hay un montón de causas naturales de cáncer. Por ejemplo, uno de cada seis cánceres en todo el mundo es causado por los virus y bacterias.

Mito 2 : Superalimentos que prevenienen el cáncer

Los arándanos, remolacha, brócoli, ajo, té verde… y la lista sigue. A pesar de miles de sitios web que afirman lo contrario, no existe ningún “superalimento”. Es un término de marketing utilizado para vender productos y no tiene ninguna base científica.

Eso no quiere decir que no se deba pensar en lo que se come. Algunos alimentos son claramente más saludables que otros. El arándano o una taza de té verde sin duda podría ser parte de una dieta sana y equilibrada. Comer frutas es una gran idea, y comer una variedad de diferentes verduras es útil también, pero las verduras específicas que se elijan en realidad no importa. Nuestros cuerpos son complejos y el cáncer es también, por lo que es burda simplificación decir que cualquier alimento por sí solo podría tener una gran influencia sobre la probabilidad de desarrollar cáncer.

La constante acumulación de evidencias durante varias décadas apunta a un hecho de interés periodístico muy simple, la mejor manera de reducir el riesgo de cáncer es una serie de conductas saludables a largo plazo, tales como no fumar, mantenerse activo, mantener un cuerpo sano y reducir el alcohol.

Ask any pathologist - cancer cells aren’t fungal

Mito 3 : El cáncer es un hongo  y el bicarbonato de sodio es la cura

Pregúntenle a cualquier patólogo, las células cancerosas no son hongos. Esta “teoría” proviene de una observación “muy científica”:  “el cáncer es siempre blanco”.

Un problema obvio con esta idea – aparte del hecho de que las células cancerosas no son claramente fúngicas en origen – es que el cáncer no siempre es de color blanco. Algunos tumores lo son. Pero otros no. Pregúntenle a cualquier patólogo o cirujano de cáncer, también sirve con echar un vistazo en Google imágenes (pero tal vez no después de comer…).

Los defensores de esta teoría dicen que el cáncer es causado por la infección del hongo Cándida, y que los tumores son en realidad un intento del cuerpo a protegerse de esta infección. Pero no hay evidencia para demostrar que esto es cierto. Además, un montón de personas perfectamente sanas puede estar infectada por Cándida – es parte de la matriz muy normal de microbios que viven en (y dentro de) todos nosotros. Por lo general, nuestro sistema inmunológico mantiene la Cándida bajo control, pero las infecciones pueden ser más serios en las personas con sistemas inmunes debilitados, como los enfermos de SIDA.

La “solución simple” es aparentemente inyectar a los tumores bicarbonato de sodio. Por lo que sabemos, no ha habido ensayos clínicos publicados de bicarbonato de sodio como tratamiento para el cáncer. También vale la pena señalar que no está claro si es posible dar dosis de bicarbonato de sodio que pueden lograr cualquier tipo de efecto significativo sobre el cáncer en los seres humanos, a pesar de que es algo que los investigadores están investigando.

Debido a que el cuerpo se resiste fuertemente los intentos de cambiar su pH, por lo general mediante la eliminación de bicarbonato a través de los riñones, hay un riesgo de que las dosis lo suficientemente grande como para afectar de manera significativa el pH alrededor de un tumor podría causar una afección grave conocida como alcalosis.

Treatments have helped double survival

Mito 4 : Tratamiento del cáncer mata a más que cura

Los tratamientos han ayudado a duplicar la supervivencia. Seamos claros, ya sea quimioterapia, radioterapia o cirugía, no es un paseo por el parque. Los efectos secundarios pueden ser difíciles. Después de todo, los tratamientos que están diseñados para matar las células cancerosas afectarán inevitablemente a las células sanas también.

Y a veces, por desgracia, el tratamiento no funciona. Sabemos que es muy difícil de tratar un cáncer avanzado que se ha extendido por todo el cuerpo, y que el tratamiento puede proporcionar alivio de los síntomas y prolongar la vida, pero no va a ser una cura para cánceres muy avanzados.

La cirugía sigue siendo el tratamiento más eficaz que tenemos para el cáncer, siempre que se diagnostique lo suficientemente temprano para poder hacer una operación. Y la radioterapia ayuda a curar a más personas que los medicamentos para el cáncer. La quimioterapia tiene un papel muy importante que desempeñar en el tratamiento del cáncer. En algunos casos ayuda a curar la enfermedad, y en otros ayuda a prolongar la supervivencia. Los titulares en Internet sobre que la quimioterapia es “sólo efectiva en el 3% de los casos” son altamente engañoso y anticuados.

Es importante señalar que en un número creciente de casos los medicamentos los cuales hacen su trabajo funcionan. Por ejemplo, más del 96% de todos los hombres ya se han curado de cáncer testicular, en comparación con menos del 70% en la  década de 1970 gracias en parte a un medicamento que ayudamos a desarrollar denominado Cisplatino. Y tres cuartas partes de los niños con cáncer se curan ahora, en comparación con alrededor de un cuarto a finales de 1960. La mayoría de ellos están vivos hoy en día gracias a la quimioterapia.

Sabemos que todavía tenemos un largo camino por recorrer hasta que tengamos tratamientos eficaces, y menos agresivos para todos los tipos de cáncer. Es importante que los médicos, los pacientes y sus familias sean realistas y honestos acerca de las mejores opciones para el tratamiento, especialmente cuando el cáncer está muy avanzado. Puede que sea mejor optar por un tratamiento destinado a reducir el dolor y los síntomas en lugar de tratar de curar la enfermedad (cuidados paliativos). Equilibrar la calidad y cantidad de vida siempre va a ser un problema en el tratamiento del cáncer, y es una decisión que cada paciente debe tomar por sí mismo.

Y ahora viene mi favorito, el mito de los conspiranoicos.

Conspiracy theories don’t add up

Mito 5 : Hay una cura milagrosa para el cáncer… y las grandes farmacéuticas están ocultándolo.

De Cannabis a los enemas de café, Internet está lleno de vídeos y anécdotas personales acerca de curas “naturales” y “milagrosas” para el cáncer. Pero las afirmaciones extraordinarias requieren pruebas extraordinarias, vídeos de YouTube y mensajes de Facebook distan mucho de ser evidencias científicas.

En muchos casos es imposible saber si los pacientes que aparecen en dichas fuentes han sido “curados” por cualquier tratamiento alternativo en particular o no. No sabemos nada acerca de su diagnóstico médico, estado de la enfermedad o la perspectiva, o incluso si en realidad tenía cáncer. Por ejemplo, no sabemos qué otros tratamientos contra el cáncer tenían. Y nosotros sólo oímos hablar de las historias de éxito. ¿Qué pasa con las personas que lo han intentado y no han sobrevivido ? Los muertos no pueden hablar, y con frecuencia las personas que hacen afirmaciones audaces para curas “milagrosas” sólo recogen sus mejores casos, sin presentar el cuadro completo.

Eso no quiere decir que el mundo natural no sea una fuente de posibles tratamientos, desde la aspirina (corteza de sauce) a la penicilina (hongo). Por ejemplo, el medicamento contra el cáncer taxol se extrajo por primera vez de la corteza y las agujas del árbol tejo del Pacífico. Pero eso está muy lejos de decir que masticar corteza combate un tumor. Es un tratamiento eficaz debido a que el ingrediente activo ha sido purificado y probado en los ensayos clínicos. Así que sabemos qué es seguro y eficaz, y qué dosis preescribir.

Por supuesto, las personas con cáncer quieren superar su enfermedad, por cualquier medio posible. Y es totalmente comprensible estar buscando altas y bajas para curas potenciales. Pero nuestro consejo es tener cuidado con cualquier cosa etiquetado como un “cura milagrosa”.

De la mano de la idea de que hay una gran abundancia de “curas milagrosas” está la idea de que los gobiernos, la industria farmacéutica e incluso organizaciones de caridad están en convivencia para ocultar la cura para el cáncer, porque ganan mucho dinero con los tratamientos existentes. Lo que se promociona como la “cura” en particular sigue estos patrones: está disponible, es barata y no puede ser patentada, por lo que las farmacéuticas están ocultándolo para el beneficio de  sus propios bolsillos. Pero no, no hay conspiración.

No hay duda de que la industria farmacéutica tiene una serie de problemas con la transparencia y los ensayos clínicos que se tienen que abordar. Debemos presionar a los reguladores, gobiernos y a las compañías farmacéuticas duramente para asegurarse de que los medicamentos efectivos estén disponibles a un precio justo, aunque es importante recordar que el desarrollo y ensayo de nuevos fármacos cuesta mucho dinero, que las empresas necesitan para recuperarse. No tiene sentido decir que las compañías farmacéuticas desearían suprimir una posible cura. Encontrar una terapia altamente eficaz garantizaría enormes ventas en todo el mundo.

Por último, vale la pena recordar que todos somos humanos, incluso los políticos y ejecutivos de las grandes empresas farmacéuticas, y el cáncer puede afectar a cualquier persona. La gente en las compañías farmacéuticas, los gobiernos, las organizaciones benéficas y la más amplia ” clase médica”, todos pueden y de hecho mueren de cáncer también.

Este es solo un pequeño extracto resumido, traducido e interpretado de un blog científico inglés, el artículo original es mucho más extenso y muestra 5 mitos más.

Original del blog IFLScience (inglés)

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin votos aún)
Cargando…

Comentarios

Comentario

Antonio De Ron

Me pierdo entre pantallas, teclados, cámaras y cables. Cuando no estoy enfrascado entre bits lo estoy entre píxeles. Dentro de mi hay un pequeño científico gritando cada día ¡sé curioso!

Comments are closed.