NIEVES SÁNCHEZ GUITIÁN: “Los países del sur de Europa son los que más van a sufrir las consecuencias del cambio climático”.

Generalmente no prestamos demasiada atención a las características del planeta en el que vivimos, sin embargo, el análisis de estos aspectos es indispensable para corregir las carencias de nuestro sistema económico y social. La disponibilidad, precio y calidad de la tecnología, la comida, el agua e incluso el aire que respiramos, dependen en gran medida del estudio de esas características, es decir, de la Geología. A gran escala ocurre lo mismo. El primer paso en toda cadena de producción es la obtención de la materia prima, cuya accesibilidad se ve siempre condicionada por aspectos geológicos tales como el clima y las peculiaridades del terreno donde se obtienen. La agricultura, la ganadería y la minería son pilares en nuestro sistema económico, y analizar la crisis o crear un proyecto de futuro no es posible sin tener en cuenta estas variables. Desde esta perspectiva los problemas sociales como la pobreza y la inmigración pueden considerarse como la consecuencia, la punta del iceberg, de una situación mucho más compleja. Conversamos con Nieves Sánchez Guitián, actual vicepresidenta de la Federación Europea de Geólogos. Ha trabajado como directora de la Escuela Nacional de Protección Civil, responsable de relaciones institucionales y comunicación en SENASA, y como técnico del área de Residuos de Baja y Media Actividad y área de I+D y Gestión del Conocimiento en el Consejo de Seguridad Nuclear. A través de sus palabras, observamos fenómenos de interés actual con los ojos de una experta en geología y gestión de riesgos.

The21: ¿Con qué propósito nació la Federación Europea de Geólogos?

Nieves Sánchez: La Federación es un grupo de asociaciones de distintos países que nació con el propósito de crear una visión común de la profesión de geólogo en Europa. Gracias a la EFG, hace veinte años que los geólogos con un título universitario y más de cuatro años de experiencia pueden solicitar el título de geólogo europeo, que debe renovarse cada año. Este título les proporciona un reconocimiento profesional en Europa, y estamos tratando de mejorarlo de forma que también suponga un reconocimiento académico. También se están creando lazos con EEUU, Canadá, Australia, países de Sudamérica…con el propósito de crear una federación a nivel mundial.

The21: Como geóloga, ¿qué cuestiones considera indispensables en el programa de los partidos políticos que se presentan en las elecciones de este año?

NS: Hay cosas absolutamente fundamentales. Hacer frente a los riesgos naturales es una de ellas. Ocurren terremotos e inundaciones continuamente, y estamos viendo que las catástrofes naturales generan muchos daños derivados de un mal urbanismo y la escasa planificación. En España no se le da suficiente importancia a la prevención. Es necesario crear políticas que tengan en cuenta las características del territorio, y que obliguen a construir y actuar siempre teniendo en cuenta el mapa de prevención de riesgos. Por otro lado, en África se está produciendo un serio problema de desertización debido al cambio climático. Esto provoca un aumento de la pobreza y favorece la inmigración masiva. Los países del sur de Europa son los que más van a sufrir las consecuencias del cambio climático, sin embargo son los alemanes los que más están apoyando el uso de las energías renovables ahora. Las políticas ambientales no solo deberían desarrollarse para tener una mejor calidad del aire, invertir en medio ambiente es contrarrestar la pobreza, la inmigración masiva y otros problemas derivados de la desertización.

The21: ¿Qué opina sobre el proyecto fallido de Repsol en las islas Canarias?

NS: Considero que no es un problema desde el punto de vista del riesgo, pero continuar consumiendo combustibles fósiles es una mala política a nivel global. Todo gobierno debería tener como objetivo reducir el consumo de energías fósiles y apoyar más las energías renovables. El uso de la energía geotérmica en Canarias es comprensible si tenemos en cuenta que es una producción dirigida a la población de allí, pero el petróleo entra en un mercado mundial donde las empresas extractoras y las comercializadoras son prácticamente las únicas que se benefician. Además, su extracción es más perjudicial para el medio ambiente.

The21: ¿Qué opina del  fracking como técnica de extracción de petróleo?

NS: Creo que el impacto ambiental de esta técnica es aceptable desde el punto de vista de la seguridad. Es cierto que produce algo de sismicidad inducida, pero si se hacen bien los estudios previos y se cierran los pozos problemáticos no tiene por qué suponer un riesgo. EE.UU ha desarrollado esta técnica para hacer extracciones más rápidas y baratas. El petróleo es una pieza fundamental en su modelo económico, pero este modelo debe cambiar. El fracking debería ser un paso intermedio en esa transición, pero no me gusta la idea de esta técnica como una fuente de energía definitiva.

 

The21: ¿Qué le parece la técnica de almacenamiento de CO2 como estrategia para reducir los efectos negativos de este gas en la atmósfera? ¿La considera segura?

Todavía es una técnica en desarrollo. El día en que seamos capaces de, con un coste razonable, capturar el CO2 y almacenarlo de forma segura, habremos logrado que el uso de energías fósiles sea más sostenible. El subsuelo ya se usa para almacenar residuos radiactivos, y hay rocas y formaciones geológicas que permiten almacenar CO2 de forma segura. Aún hace falta invertir mucho en conocimiento sobre el subsuelo, pero parece que el proyecto promete.

The21: Parece que solemos tener en cuenta casi exclusivamente el factor de riesgo humano: las guerras, los accidentes, el terrorismo… ¿Estamos infravalorando el riesgo natural que existe por el simple hecho de vivir en el planeta Tierra?

NS: El riesgo natural más grave es el cambio climático. Existe un cambio de temperatura natural, en la tierra ha habido épocas más frías y más calientes anteriormente, pero el ser humano está acelerando el proceso. Este es el riesgo más problemático porque provoca nevadas más intensas, mayores inundaciones en el norte y más sequías en el sur. El aumento de estos contrastes favorece el empobrecimiento y la desigualdad económica entre distintas zonas geográficas. Por otro lado, es importante el riesgo de la radiación electromagnética, que puede producir problemas en las telecomunicaciones y tiene repercusiones negativas en la salud. También están los terremotos. Ahora sabemos cómo se comporta la tierra mejor que hace 40 años. Hace unos años el tsunami era un gran desconocido, casi un mito. El terremoto de Lisboa provocó un tsunami en Cádiz en el que murió mucha gente en el siglo XVIII. Parece estar olvidado en la historia pero, cuidado, porque puede volver a ocurrir. Ahora es posible detectar e informar rápidamente a las autoridades cuando se producen fenómenos así. La prevención y el acceso a esta información deben concienciar a la población de este tipo de riesgo.

Entrevista  por Susana Amaya Hernández.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media : 5,00 sobre 5)
Cargando…

Comentarios

Comentario

Comments are closed.