No has oído hablar de la Belleza No Obvia

101_9218

1979669_280558588777852_1824626724_n1101_92142.ARDIN..A diario me entreno en la búsqueda de la belleza no obvia de la gente -reto a cualquiera a que lo tome por costumbre-.

A mí me gusta aprender a que me atraigan otras cosas que no “saltan a la vista”, lo que no resulta evidente, lo que no atrae a cualquiera. Me gustan los lunares o marcas de nacimiento que tienen su patente en tu cuerpo y que nadie más tiene, la calma que te posee cuando te sientes seguro de ti mismo, la forma de tus manos,  la voz que surge de ti cuando te sinceras, la curva de tu cuello, tus risas y tus silencios, e incluso tus defectos y vulnerabilidades… Son cosas que te definen pero que incluso para ti, su atractivo puede pasar desapercibido. Se trata de una fuente de belleza inmensa pero eclipsada por otros atributos más llamativos a los ojos de la pluralidad de la gente.

La belleza obvia, la que todos conocen, es casi objetiva, se basa sólo en cánones; es más superficial y sobre todo es efímera. Cualquiera podría fijarse de inmediato en los trabajados abdominales de ese chico, en los labios perfectos de esa mujer o en la figura escultural de otra. La belleza menos obvia -a la que yo me refiero exclusivamente en estas líneas que ahora lees- es más pura e intensa; es casualmente la que no se ve tanto, y la que perdura. Es la razón de que una personalidad brillante pueda embellecer un cuerpo que a primera vista es poco llamativo. La vida que esconden unos ojos es más bella que su color, y la sonrisa más noble puede hacer preciosa una boca fea.

Quiero recalcar que lo que hace a algo ser irresistible no es que sea hermoso, sino que te haga sentir. La belleza no obvia no entiende de edades, épocas, nacionalidades, conocimientos o estatus social. No está oculta, es bien visible para quienes saben observar a través de lo aparente, quienes saben discernir la esencia de las cosas; y desde luego es lo bastante astuta como para no dejarse atrapar por las ávidas garras de la superficialidad.

Con todo esto no niego la belleza corporal, pero sí la clasifico en un orden inferior frente a la belleza no obvia. No te enamoras de cuerpos bellos, te enamoras de la belleza no obvia que los mueve. Las cáscaras no tienen sabor, lo tienen los frutos que éstas encierran.

Dicen que el halago más bonito que te pueden decir es que lo que más les gusta de ti es algo que precisamente tú ves como un “defecto”. Que alguien vea la belleza no obvia que posees en tus rarezas, imperfecciones o heridas… eso no ocurre con frecuencia, y es algo que yo intento aprender a buscar siempre. Por decirte, te podría decir que de mí se pueden haber encaprichado, pero nadie ha sido nunca capaz de aprender a amar lo que de verdad me define, sino que se han quedado en lo de fuera, o en la idea que en un primer momento tenían de mí, y esa no es la verdadera persona que soy. Nadie se enamorará de mí sin conocerme como persona con valores y pensamientos. No lo harán si no consiguen ver la belleza no obvia que, como en todos, también supongo que hay en mí. Nadie seducirá mi cuerpo sin seducir antes mi mente y mi alma.

La belleza obvia es caduca, se desvanece en brazos del tiempo; la que yo defiendo jamás muere. Los músculos se pierden, las formas se degradan, la piel se arruga, los labios se afinan, el cabello pierde su volumen y color, la juventud emprende una extinción lenta pero definitiva…pero aún así, tus ojos seguirán mirando como miran, tus manos tendrán historia, tu corazón será fuerte y tendrá sus cicatrices. Las cosas que te hacen diferente serán tu seña de identidad, tus brazos perderán su fuerza pero serán enérgicos en esencia y recordarán más abrazos que flexiones.

Si pudiera pedir algo, pediría que pudieras verte a través de mis ojos; así te darías cuenta de muchas cosas. Lo que más me gusta de ti es la belleza no obvia, la que a veces parece que solamente veo yo.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (5 votos, media : 5,00 sobre 5)
Cargando…

Comentarios

Comentario

Fantaseando desde 1995. Sonriente y optimista, diferente, me gusta vivir haciendo feliz a la gente. Leer, observar, dibujar y viajar, son los pilares básicos de mi existencia. ¿Mi lema? 'De nada sirve un cuerpo sin un alma que lo mueva'

Comments are closed.