STOKER

Si ya de por sí el dirigir una película con producción estadounisense sin saber hablar inglés tiene mérito, el coreano Park-Chan-wook posee el doble al crear una película con un estilo de dirección impecable que se refleja desde los primeros planos de la obra.

“Solía decir, a veces tienes que hacer algo malo, para evitar hacer algo peor.”

Tras la muerte del padre de India, una joven algo particular, el Tío Charlie, de cuya existencia no conocían, viene a vivir con ella y su madre. La personalidad carismática y entrañable del Tío Charlie cautivan a India y la hacen sospechar de las verdaderas intenciones de éste. Esta dinámica de relaciones entre los tres es lo que mantiene la tensión durante toda la película.

Ya conocíamos de la maestría de Park a través de otras de sus obras, como Oldboy. Con respecto a su técnica, Stoker no tiene nada que envidiar. Desde los tipos de encuadre, las originales y elaboradas transiciones, la paleta de colores de cada escena, los simbolismos y significados ocultos, el detallismo del vestuario y el tratamiento del sonido sincronizado con la imagen, hacen de Stoker una obra perfecta para un minucioso análisis fílmico. Combina perfectamente la calidad cinematográfica de la obra con la apertura a un público más tradicional gracias al suspense del guión, escrito por el conocido actor de Prison Break, Wentworth Miller. Este suspense se encarna no sólo en la historia en sí, sino en cómo es presentada a la audiencia a través del montaje no lineal del montador Nicolas De Toth; por el que el espectador ha construir la historia a partir de las piezas del puzzle que proporciona el avance del largometraje. A esto no hay que menospreciar la virtuosidad interpretativa de los actores protagonistas: Mia Wasikovska (interpretando a India), Nicole Kidman (en el papel de la madre, Evelyn) y Matthew Goode (como Tío Charlie). Sólo con unas interpretaciones tan fantásticas se lograría llegar a la profundidad de la exploración de cada personaje, especialmente el de India y del Tío Charlie, para lo cual Wasikovska y Goode tienen una sinergia especial. Sería fácil sobreactuarlo al tratarse de personajes psicóticos encubiertos, por lo que la contención y la sutileza que capturan son grandes activos de ambos.

El tratamiento que realizan todos estos elementos que hemos repasado sobre la temática del bien y el mal desencadena una profunda reflexión sobre la enfermedad mental o simplemente ciertas condiciones humanas y las intenciones, dejando los juicios para el espectador abierto a debate.

Es realmente una pena que este filme no sea tan conocido a pesar de su maestría. Sugiero no vean el trailer para evitar los spoilers; no obstante las imágenes siguientes pueden ayudarles a hacerse una idea en caso de que quieran complementar esta crítica: http://bit.ly/1MhgjhC

Por: Eigengrau @eigengrauvlogs

Puedes escribirme a eigengrauvlogs@gmail.com

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin votos aún)
Cargando…

Comentarios

Comentario

Soy Marieta (Eigengrau), y desde siempre me ha gustado escuchar historias tanto como contarlas. Actualmente he escrito el guión de un largo: "La Colección," y un corto que lo acompaña. Si quieres saber más sobre qué significa esto: http://bit.ly/1NkkiKL Soy de esas personas que creen en la bondad de la humanidad, que les gusta aprender y que saben disfrutar de los Lunes. Me encantan los enigmas. Si me quieres mandar uno escríbemelo a mi email “eigengrauvlogs@gmail.com” y si consigo resolverlo te mandaré una respuesta. O si quieres cualquier otra cosa también. Eigengrau

Comments are closed.