The Cavern Club Febrero 2015

1 de febrero

Sr.- Había días que te aplastaban como una losa. Otros eran veleidosos como gatos, se escabullían cuando necesitas consuelo y regresaban más tarde, cuando tú ya no los querías, incordíandote y reclamando tu atención. Y esos días sólo puedes seguir adelante y no desear que fuera otra clase de día, puesto que deseando cosas no se consigue nada. No está bien hacerlo…

2 de febrero

Sr.- Cuando despierto tras una hora mal sueño en un tren que parte hacia la ciudad que merece ser llamada la ciudad de la lluvia, no despierto de buen humor. Cuando tarde, mal y arrastro llegamos y descubro el diluvio inundado la estación a la que debiera haber llegado hacía 20 minutos, llego ya con mala cara. Cuando todavía desconectado alzo la mano para parar a un taxi, y alguien de la cola en la parada me recrimina el hacerlo, bajo el brazo y procuro ir a ocupar mi sitio.

Lo que ya no soporto es que me llamen listillo, y que insinúen, con mala educación y ya tan pronto un lunes por la mañana, que intento saltarme una fila en la que no he reparado.

Modales, niña, educación. No es tan difícil.

3 de febrero

Sr.- A veces es mejor estar en silencio. Y yo empiezo a pensar que necesito una semana entera de silencio. De encierro, destierro. Desconexión y consuelo. Autoconsuelo. Consolación.
Despertar y buscar soluciones en uno mismo, en silencio. Buscar el problema en la calma de uno mismo. En silencio. En el silencio.

Son días de Depeche Mode.

4 de febrero.

Sr.- Nieva en Santiago de Compostela. No cuajará para poder hacer un ángel de nieve. De hecho, no cuaja ni para llegar al suelo, pero lo importante es poder ver el copo, individual, único. Orgulloso.

Si algo extraño ocurre, es bueno corresponder con otra excentricidad. Pruébenlo en su día a día. Cuando el día les sacuda de forma incompresible, actúen sin parámetros, sin pautas o patrones. Cambien de emisora de radio. Vean el telediario en otra cadena. Escuchen Muse sino les gusta demasiado. Convienen la ropa del revés. O tomen menta poleo en lugar de café.

Hagan el tonto.

5 de febrero.

Sr.- Hoy vamos con una lección básica de blues. Sigue una escala de acordes, lo que se llama frase. Generalmente serán 12 compases. Visualizad el blues como una rueda que se repite. Es siempre un círculo que gira igual cambiando el texto pero manteniendo el acompañamiento. Esto facilita la improvisación, pues es “escribir” frases nuevas sobre una tonalidad ya existente; sencillo alternar la improvisación instrumental con las partes cantadas. Con un esquema la mar de sencillo se puede hacer una progresión de blues en cualquier tono. Aunque me faltan muchas cosas por entender, en este tema se ve muy bien la rueda de acordes, y la improvisación sobre la base. Disfruten:

En otra edición hablaremos de armonía. Y en otra de ritmo. Luego instrumentos. Tal vez textos y letras. Quien sabe.

6 de febrero

Sr.- No hago otra cosa que pensar en ti es una canción que lejos de enternecerme, provoca en mí una buena carcajada. (El directo, claro). Estos dos viejos decidieron juntarse y cantar. Y vaya si cantaron. Decidieron hacer de su espectáculo otro espectáculo, y así, completando uno las frases del otro, cuentan una historia con buen humor y elegancia. Dos pájaros de un tiro.

7 de febrero

Sr.- “I want to get in to it, man. You know? Like a sex machine?”. Get up! Me encanta gritarlo cuando James Brown entra en acción. Esta canción representa a cientos de películas. Ha salido en series. Se le hizo referencia en comics, libros, cuentos… Es un clásico de clásicos. Y hay gente que sólo conoce el tema por un anuncio de cafeteras… Madre mía que vergüenza. Bueno. Yo aquí lo dejo: disfruten del piano final.

8de febrero

Sr.- Curioso es lo que me ha pasado este fin de semana. Apenas he dormido. Ha habido alcohol en exceso. Madrugones y mucho trabajo. Hemos tenido que caminar muchos kilómetros y conducir varios cientos. Limpiar, ordenar y cocinar para el grupo, que ya no para uno mismo. Trabajamos en equipo de una manera que muchos considerarían agotadora, y en cambio, estoy descansado.

Tengo la cabeza descansada como el sonido de una canción animada. Como una tarde de verano. (Pese a que sea domingo y haya 2º bajo cero)

9 de febrero

Sr.- El sábado tuve la vena de James Brown… y cuando uno tiene la semana funky, no puede hacer nada para remediarlo: y mientras esta columna tenga mi firma- y con el permiso de la Srta.- haré que tengan una semana igual de movidita que la mía. ¡Tienen que sentirse bien! Seguro que en vuestras vidas hay algo, ¡lo que sea!, que les hace sentir bien. So, feel good.

A propósito de recomendar que vayan al cine. ¿No se han enterado de que a este figura le han dedicado una película?

10 de febrero.

Sr.– Ayer estrenaron disco los de Dover. No son un grupo que sea voto de mi devoción, pero tengo que reconocer que Cristina ha llegado lejos, ha marcado pauta y estilo; y que- me guste o no- (normalmente me gusta) han logrado crear marca. Me pregunto como sería su voz en castellano… aunque supongo que para eso habrá que esperar a nuevos discos. Por lo pronto: Complications!

11 de febrero:

12 de febrero:

Sr.– Existe un engaño generalizado en el viejo continente europeo, que a excepción de los italianos, postergamos año tras año, arrastrando un somero miedo- poco reconocido- fruto de la superstición y las viejas historias de brujas, a los viernes- aunque aquí los llamamos martes- -aunque debiéramos llamarlos viernes- 13.

Este temor tiene hasta nombre, y se denomina collafobia o friggaatriscaidecafobia, que no es otra cosa que una derivación del miedo al número 13. Este miedo a la suma del mejor día de la semana, con el número que sigue al doce, no proviene- como piensan algunos- de la película de nombre homónimo; sino de mucho más atrás, de allá por el año 1307, en el que, durante un viernes 13, la Santa Iglesia dio la orden de perseguir y eliminar a la orden templaria.

Pongamos una canción mágica para corresponder al mito. No soy mago, pero sé de una persona a la que quiero hechizar. “Ponerle un conjuro”. De eso habla I put a spell on you. Os recomiendo la versión de la CCR, que es sublime. Pero hoy dejemos esta, es más tétricamente mágica.

13 de febrero:

Sr.- El otro día escuché una frase que me resultó interesante: “Tengo miedo. A veces, en contadas ocasiones, puedo ver debajo de la máscara de Borja, y temo lo que veo”. Me hizo pensar en la cantidad de personas que confunden careta con disfraz. También en todas aquellas que usan el carnaval para realizar una meta hipocresía. Meta mentira. Meta, que no alcanzan. No sé.. Me pongo filosófico.
Pensé y pensé. Y me dio lástima que haya tanta gente que finge todos los días- y no sólo los cuatro del carnaval- ser quien no es, por interés, amor, política, sexo o dinero. O sencillamente por sensación de superioridad. Asquerosa sensación de superioridad.

14 de febrero:

Sr.- Hoy escuché otra frase muy buena: “a la mierda con esto tío. Yo me casé para poder dejar de mentir”. El autor lo dice en serio, eso es lo mejor. Pues eso, a día de hoy, pienso yo. Sólo quiero casarme para dejar de mentir. Sólo quiero dejar de aparentar. Sólo quiero poder quemar el disfraz y no usar nunca careta. Sólo quiero una comparsa única. Las cabalgatas están sobre valoradas.

15 de febrero:

Sr.-  “You know. Sometimes we are not prepared for adversity. When it happends sometimes we call short. We don´t know exactly how to hand it. Sometimes we don´t know just what to do, when adversity takes over. Well, I have advice for all of us. I got it from my piano man, who wrotte this tune. And it sounds like what you are supposed to say. When you have that kind of problem: mercy, mercy, mercy.”.

No necesita más letra. Esto es lo único que dice una canción que suena a calma y a piedad. Tiene un toque gospel, en el sentido más secular de la palabra, pero en cambio mantiene ese poderío negro que sólo tiene el jazz. Ayuda bastante.

16 de febrero:

Sr.-  No sé si sabías que si hubiera sido por Richards, el tema Satisfaction (de su cosecha) no se habría publicado nunca. Pensaba que era demasiado simple. Y tal vez lo sea. Sin embargo, el riff de guitarra distorsionado era amenazador, lo que sumado a la lentitud del siempre  insinuante Mick Jagger, transformó el tema en un himno de los años 60: resume, dicen los expertos,  la frustración sexual de la época. A mí me fascina.

17 de febrero:

Sr.- Hoy si todo sale bien, mando una carta. De las de papel, como se hacía antes. Según una reciente encuesta británica (y no, no recuerdo quien la realiza, pero sí recuerdo que la fuente me sonaba fiable- y sino, total, para lo que contiene…-) un 34% de las féminas del Reino Unido no han recibido jamás una carta de amor, frente a un 24% de hombres que afirman haber enviado una en el último año.

Oups. ¿He dicho que era de amor? Denle al play y que la música les haga olvidar todo.

18 de febrero:

Sr.- Bye, bye miss…

19 de febrero.

20 de febrero.

21 de febrero.

22 de febrero:

Sr.- Mis you. Some Girls. The Rolling Stones.

 23 de ferebrero:

Srta.- Pensaba el otro día, a raíz de un libro, en los acentos, en cómo la gente se sorprende cuando no tienes el acento propio del sitio en el que te encuentras. El otro día por ejemplo, le pregunté a una chica rubia que paseaba en el centro de Cádiz, por una dirección. Resultó ser francesa, lo que me provocó un sonido de sorpresa que debió parecerle insultante por la expresión que me dedicó. Yo, preguntándole por una dirección de la ciudad en la que nací, a una francesa que estaría de erasmus, o de viaje, o de visita. Habría sido todavía más gracioso si yo hubiese tenido acento andaluz, pero por el contrario tengo lo que llaman aquí y supongo que en todas partes menos allí “acento de Madrid”, y la globalización o la interculturalidad o como quieras llamarlo, hace que yo pueda ser igual de turista (o más) que ella. Y el que yo me sorprenda podría indicar que por desgracia, soy partícipe del proceso que en ocasiones critico, y que consiste en difuminar las diferencias lingüisticas entre territorios, en el afán de extender la supuesta corrección de un idioma. O que me hirió en el orgullo no conocer, mejor que ella, las calles de la ciudad que se supone que debo conocer. O simplemente, me pilló desprevenida.

24 de febrero:

Sr.- Da gusto tenerla de vuelta, Srta. Tú tienes ese pensamiento, y yo tengo otro. En su día, antes de que marchases hacia el sur, te propuse un lado bueno, al menos para mí, de aquella realidad. ¡Volverías con acento gaditano! Y aquello me resultaba arrebatador. Sensual y atractivo. Y aquí estamos, tras casi un año, tú carente de todo acento. Recálquese el todo, porque tampoco es Madrileño, ni mucho menos del sur. Tampoco del norte. Es tu voz, casi carente de cualquier impureza. Suenas a ti misma, con una tonalidad que no tiene nadie más, con una risa que se acompaña de rasgos faciales, bellísimos, que conocen quienes te conocemos bien.

Me gusta que te pillen desprevenida, más si soy yo el que lo hace. Pero sigo pensando. Y pienso que maravillosa es tu voz.

25 de febrero:

Sr-

(…)

te verás una y otra vez
en situaciones
casi imposibles.
intentarán una y otra vez
por medio de subterfugios, engaños o
por la fuerza
que renuncies, te des por vencido y/o mueras lentamente
por dentro.

(…)

C.H.

Pero de todas ellas saldrás bien parada. Porque dentro tienes lo que necesitas para llegar a dónde quieras. Y si todo falla, hasta cuando las cartas sean infructíferas, me seguirás teniendo a mí.

Porque yo jamás dejaré de estar a tu lado. 

 26 de febrero:

Srta.- 

“Teniéndote cerca

Quedándome atrás

Perdí mi voz

Y tú la cabeza

Dices que no estas bien

Yo digo que si

Paseas conmigo

Por los pasillos de la droguería

Y si vuelves

A mi

Te dejaré entrar

Si me haces salir.”

Esto se canta en el episodio 4º de la 5ª temporada de la serie Shameless. Pero solo es esto y unas frases más, y me parece bonito.

28 de febrero:

Sr.- Vamos a despedir febrero con un grupo que no he escuchado en mucho tiempo, y además, de estos británicos que sólo tocaron durante 5 años en la década de los 60, os pongo “for your love”. No sé si conocéis a los Yardbirds, pero me podría apostarme una cerveza a que esta canción sí que os suena. Sino es por Jeff Beck a la rítmica, será por Jimmy Page a la solista. Y en última instancia os sonará Eric Clapton cantando por ahí.

Esta es una de esas bandas por muchos desconocida, de poco recorrido y discografía breve; pero que si te paras a pensar, estuvo formada por 3 de los mayores genios de la música rock británica. Pensadlo.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votos, media : 5,00 sobre 5)
Cargando…

Comentarios

Comentario

Trasnochada caballerosidad. Cinéfilo y melómano, estudiante de derecho en su tiempo libre. ☐ Bodrios infumables. ★ Típica película de domingo. ★★ Buenas películas, de las que aportan algo. ★★★ Obras maestras. Estas maravillas irrepetibles. ☞ Cinéfilos. ¿Te gusta el cine?

Comments are closed.