¿Tienen Razón los Hipsters?

Probablemente todos conozcamos el prototito de las diferentes tribus urbanas. Pongamos que hablamos de barbas, gafas de pasta sin graduación, objetos viejos que tras pintarse pasan a ser “vintage” y una incipiente superpoblación mundial de leñadores nacidos en Toronto o Vancúver; pongamos que hablamos de Hipsters.

ilustracion-bonit-accesorios-hipsters

Leer Kafka en lavanderías, ir en fixies o escuchar grupos de música extraños antes incluso de que éstos se agrupasen son, tal vez, algunas de las señas de identidad de estos individuos. Pero no vengo a hablar de otra moda pasajera más como los “Emos” o hacerse del atleti. Desde que este modo de vida está en auge, Amazon vende más y más vinilos cada año aunque la venta de tocadiscos se mantenga constante. ¿Es postureo o realmente suenan mejor los vinilos? He ahí la cuestión, el motivo por el cual me he decidido a investigar más a fondo el mundo del sonido.

Por si no lo sabéis, el sonido es una onda que se transmite a través de los materiales y, dependiendo de éste, varía la velocidad de propagación de la onda. La característica fundamental de las ondas es su frecuencia, el número de ciclos que se producen por segundo; ésta se mide en Hertzs, Hz. Una persona normal, en teoría, es capaz de oír entre los 20Hz, los graves, (20 ciclos por segundo) a 20kHz, los agudos, (20000 ciclos por segundo); y es en teoría porque sólo un porcentaje bajo de la población alcanza estos niveles, y más aún cuando a partir de los veinte años (más o menos) nuestro oído se atrofia y poco a poco vamos perdiendo hasta alcanzar los 10kHz; a todos nos llega eso.

SeñalesSi os sumergís en Internet encontraréis cientos de artículos y miles de comentarios defensores de la supremacía del vinilo frente al CD y otros tantos a la viceversa; el Madrid-Barça del sonido. ¿En qué consiste cada soporte? Para responder esta pregunta debemos conocer la diferencia entre una variable analógica (vinilos) y una digitalizada (CDs). Definimos la variable analógica como un conjunto de datos denso, es decir, que pueden tener cualquier valor dentro de un intervalo. Esto implica que el número total de posibles valores es infinito. Una variable digitalizada es aquella que tiene un conjunto finito y cuyos datos estén muestreados, es decir, que los puntos estén espaciados regularmente en el tiempo. A la hora de  digitalizar una canción estaremos cogiendo puntos de las ondas, no captaremos exactamente los sonidos y las voces del grupo, captamos puntos muy juntos en el tiempo; muestreamos. Es el mismo caso que el cine, no tomamos los imágenes continuas, hay una serie de fotogramas por segundo. Este número de fotogramas es tan elevado que nuestro ojo no es capaz de distinguir la serie de imágenes y nos da la sensación de movimiento, nuestro cerebro es el mejor photoshop del mundo.

Cuando obtenemos una copia digital de cualquier canción se requiere un proceso de muestreado. Cuando muestreamos es necesario hacerlo como mínimo, con una frecuencia el doble de grande que la frecuencia de aquello que deseamos recoger; es el llamado teorema de Nyquist-Shannon. Dado que una persona alcanza los 20kHz, los CDs se muestrean con 44’8kHz, que es algo más del doble con lo que nos cubrimos por si alguien tiene un oído de superhéroe. Así pues, a priori con un vinilo obtendremos una mejor calidad ya que no “perdemos” todos esos fragmentos de sonido; trozos que, desde luego, nuestro cerebro no llega a procesar.

Entremos ahora en la denominada “Guerra del Volumen” (Loudness War). Ésta consiste en el incremento de volumen con el paso del tiempo que la industria discográfica lleva realizando en las últimas décadas. Pongamos por ejemplo un album de los Beatles, el que sea; al final, la remasterización no ha sido más que aplicar unos filtros y aumentar el volumen de las composiciones; parece que hoy en día importa más sonar más alto que mejor. El mayor inconveniente es que aumentar este volumen, como todo en esta vida, tiene su límite. Alcanzado éste, el aumento de volumen proviene de reducir el denominado rango dinámico (el intervalo entre el ruido de fondo y los niveles pico). Para aplicar esta reducción y elevar el volumen se aumentan los sonidos graves y se recortan ciertos picos que sobrepasen el máximo por lo que sí, perdemos mucha calidad de sonido. Es una verdad aceptada y no demostrada que los primeros CDs tienen mejor calidad de sonido que los actuales por estos motivos.

images

Para más inri los smartphones y mp3s no ayudan mucho que digamos; si me permitís me gustaría llamarlo el Efecto iPod. Desde que estos elementos aparecieron en nuestras vidas hemos reducido nuestras necesidades auditivas. Se ha primado el llevar más canciones dentro del cacharro que llevar mejor las canciones. ¿Por qué hacer que un CD de Red Hot me ocupe 100 Mb a una calidad escandalosa en vez de hacer que ocupe 40Mb y meterme dos álbumes más? Se ha reducido la calidad en grabación y se ha reducido la calidad por la compresión. Tanto formato de audio no es bueno, tener unos cascos buenos, unos sistemas de audio buenos no es una prioridad en la vida de la mayoría. La carencia de calidad la paliamos con el aumento de volumen. Hemos alcanzado límites aberrantes; nuestro tímpano, martillo, yunque y estribo no se merecen tal tortura.

foto-graciosa-hipster-meter-vinilo-cd-coche

Los vinilos se pensaban y creaban para reproducirse en aparatos con unos estándares mínimos de calidad y no en un altavoz de promoción con los cereales. Ahí reside la principal diferencia. Sin embargo su deterioro es evidente y es el motivo por lo que aún siendo extremadamente cuidadosos acaben apareciendo distorsiones. Si algo positivo tuvo la aparición del CD fue alargar significativamente la vida de nuestras canciones con una calidad pareja al de los LPs; nosotros la hemos tirado por la borda.

Así pues, tras mucho investigar no he llegado a ninguna conclusión científica reseñable acerca de los Hipsters. Tal vez las camisas de leñadores otorguen al portador el oído de Beethoven o Mozart, quién sabe. Lo que sí tengo claro es que unas orejas poco entrenadas difícilmente distinguen entre ambos soportes; lo que sí tengo claro es que el postureo está arruinando nuestras vidas.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (8 votos, media : 5,00 sobre 5)
Cargando…

Comentarios

Comentario

E Fdez

Fuera del perro, un libro es probablemente el mejor amigo del hombre, y dentro del perro probablemente está demasiado oscuro para leer. Una creencia: todo el mundo debería creer en algo, yo creo que voy a seguir leyendo, discúlpenme.

Comments are closed.