Un árbol enfermo que muere postrado

Mi madre siempre me dijo que si duele es bueno, si duele es que está curando.

Pero yo soy un árbol enfermo,

sin hojas ni ramas ni flores.

Soy un árbol roto,

que se funde y se confunde en la ardiente negrura.

Soy un árbol seco,

que habita una existencia carente de vida.

Soy un árbol muerto.

Porque una existencia sin vida, no es vida sino muerte.

Soy cuerpo, soy materia.

En mí reside un alma prisionera, azul y gélida.

Y aunque duela, no me curo.

Soy un árbol enfermo que muere postrado.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin votos aún)
Cargando…

Comentarios

Comentario

|Relaciones Internacionales UCM| |Ourense-Madrid| |maremladson@gmail.com|

Comments are closed.