Útil y elegante

Si existe una prenda que realmente nos hace la vida más fácil a las mujeres esa es, sin duda, el bolso. Uno de los objetos de moda preferido por todas. Tote, shopping bag, bowling, de hombro, clutch. Son muchas las formas que puede presentar este accesorio, pero lo cierto es que todas son ansiadas para lucir en las diferentes ocasiones.

Antiguamente no se le daba tanta importancia a los bolsos. De hecho, hasta la revolución industrial, no era concebido como a día de hoy. A pesar de ello, el bolso tiene un origen muy antiguo, aunque al principio solo tenía una función meramente útil y no también estética como ahora.

El bolso fue inventado para su propósito principal, transportar objetos de un lado a otro.

Los primeros indicios de la invención del bolso se sitúan en Egipto. Existen jeroglíficos en los que se puede observar una pequeña bolsa atada a la cintura de algunos hombres. Este es el primer antecedente del bolso del que se tiene conciencia. En general, se asume que se trataba de una forma cómoda para transportar semillas en las plantaciones o, en el caso de los cazadores, para llevar sus presas.

No volvemos a tener información de esta prenda hasta pasados muchísimos años, situados ya en el siglo XIV. Es en este momento cuando comienzan a hacerse populares la utilización de unas pequeñas bolsas, en este caso de cuero, que también iban atadas a la cintura. Sabemos que en este momento eran empleadas tanto por hombres como por mujeres. En el caso de los varones eran unas bolsas sencillas, pero en el caso de las mujeres consistían en bolsas muy adornadas, de hecho, cuanto mas alta era la clase social a la que pertenecían, más adornos llevaban sus bolsas.

bolso1

Dos siglos más tarde, en plena época de la recargada moda Isabelina, estas bolsas se llevaban bajo los pliegues de las voluminosas faldas de la época. Este hecho puede ser considerado como la primera aparición de un incipiente bolsillo, ya que estas bolsas se cosían a una faja entre los pliegues de la falda, lo que da una imagen íntima y celosa de las pertenencias. Los hombres también llevaban estas bolsas pero en este caso, escondidas bajo los pantalones. Este tipo de bolsa solo era utilizada por las clases sociales más altas, el resto de la población empleaban bolsas de tela que colgaban en forma diagonal sobre el pecho.

Pero no es hasta el siglo XVIII cuando los bolsos empiezan a tener una forma más similar a la que tienen en este momento. Esto se debe, entre otras cosas, a la reducción de la cantidad de tela en los vestuarios y a la adopción de una moda más sencilla. Es por esto que los bolsillos y los bolsos a la cintura ya no estaban acuerdo a las tendencias del momento. Es en esta época cuando surgen los “retículos”; puesto que las mujeres ya no podían ignorar la comodidad de llevar sus artículos más indispensables como un pequeño frasco de colonia, un pintalabios o un pañuelo. Los retículos poseían un elaborado diseño de bordado, también eran un signo de distinción social, cuanto más elaborado era el diseño, mayor posición social tenía la mujer que lo llevaba.

Con el siglo XIX llegaron un montón de cambios y de modernizaciones. Entre otros, la invención del tren que causó una gran revolución en el transporte y con ello, también en los equipajes que serían necesarios para viajar en locomotora.

A partir de aquí, las mujeres recorrerían mayores distancias, por lo que también necesitarían transportar mayor equipaje. Las primeras bolsas de equipaje estaban caracterizadas por ser espaciosas, pero con poca elegancia y muy poco cómodas. Esto daría un vuelco en el año 1854, cuando el francés Louis Vuitton creó un baúl de piel y con detalles de hierro, destacando por su elegancia. Desde ese momento y hasta a día de hoy, Louis Vuitton se convertiría en el principal referente en cuanto a equipaje de lujo se refiere.

bolso3

Esta época es caracterizada porque las mujeres comienzan a tener mayor autonomía y movilidad. Es por ello, que surge la necesidad de crear un bolso en el que se pudiera llevar algo más que un pintalabios o un pequeño frasco de perfume.

Diseñadores como Gucci, Prada y el mismo Louis Vuitton se inspiraron en el diseño de la bolsa de equipaje y lo llevaron a menor escala para crear el bolso con el tamaño ideal para el día a día de las mujeres.

A día de hoy son muchas las empresas de moda que centran su atención en estos accesorios que, desde luego, constituyen una gran fuente de ingresos para dichas empresas. Uno de los más alabados es Hermès con su modelo “Kelly” o el famoso “Birkin” , pero no se quedan atrás el “2.55” de Chanel , el “Lady” de Dior, o para producto nacional el “Amazona” de Loewe.

bolso2bolso4

Son muchos los diferentes bolsos que podemos encontrar hoy en día en el mercado, lo que está claro, es que, sea cual sea el modelo, color o estampado, esta pieza es uno de los aliados claves de la mujer actual.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votos, media : 4,00 sobre 5)
Cargando…

Comentarios

Comentario

Comments are closed.