Vivamos para siempre

InsideaCellCourtesyNSF

Cuando dedicamos alguno de nuestros vagos pensamientos a discernir qué nos deparará el futuro, solemos caer en la imperecedera angustia de lo finito de nuestro tiempo. Es por eso que, con el paso de los siglos, uno de los mayores deseos de la humanidad ha sido alcanzar la inmortalidad. Cada avance en este campo genera una nueva incógnita, abarcando una gran cantidad de disciplinas que trabajan en la búsqueda de la fórmula para alargar nuestras vidas.

El paso del tiempo siempre ha sido un tema muy recurrido en el arte, cine y literatura entre otros. Como en todos los temas, siempre hay algo de cierto y verdadero en las intrincadas formulaciones de estos medios. Pero desde el punto de vista de la ciencia, las ideas se van volviendo más claras.

apoptosis

Comparación de una célula apoptótica

Comenzando por el principio, pensemos qué es la muerte. La muerte es una orden intrínseca de la célula por la cual, en respuesta a diferentes estímulos, la célula activa diferentes sistemas que provocan que la célula muera (esta vía se denomina muerte celular programada o apoptosis). La muerte celular se produce con regularidad en nuestro organismo, de la misma forma que se produce de forma continuada la división celular. Ambos procesos son los que permiten que nuestro organismo crezca y pueda mantenerse vivo. Todo esto está controlado por las órdenes escritas en nuestro material genético, que regula minuciosamente estos procesos.

Por otro lado, también se puede producir la muerte del organismo completo, que puede deberse a la acumulación de mutaciones en el material genético y la degradación del mismo. Se cree que, concretamente, está relacionada con la degradación de la telomerasa, pero aún se especula de qué forma. Cabe decir que estamos hablando de la muerte natural, evidentemente un ser vivo puede morir debido a circunstancias ajenas a este.

APOP y necro-1

Comparación de una necrosis y un apoptosis

Con esta vaga idea de la muerte pensemos, si no hubiese muerte las células se dividirían de forma continuada sin desaparecer, lo que no sería viable para el organismo. ¿Os imagináis una célula inmortal? Pues dejad de imaginad ya que las células inmortales ya existen, son las denominadas células cancerosas. Cuando una célula no muere y se divide sin control forma una masa tumoral, que puede llegar a invadir otros tejidos y provocar graves daños en el individuo. De forma que aquí tenemos nuestras células inmortales, siendo este uno de los puntos más importantes a la hora de hablar de inmortalidad, dado que guarda una estrecha relación con los inconvenientes a la hora de buscar la fórmula para engañar al dios Cronos.

Si la telomerasa se degrada, ¿por qué no agregar telomerasa a las células? Se ha observado que si adicionamos este compuesto a un cultivo celular, en este se genera un tumor. Por lo que, buscando alargar nuestra vida, podríamos acortarla. Esto se vuelve más evidente cuando al estudiar las células cancerosas comprobamos su alto contenido en telomerasa.

telomerasa

Vía de la telomerasa

Podríamos intentar retrasar su metabolismo, pero aún no lo comprendemos lo suficiente y simplemente estaríamos retrasando lo inevitable. También podemos intentar construir una cámara de hibernación como las que vemos en las películas de ciencia ficción aunque nos encontraríamos en el caso anterior (me gustaría añadir que de todas las que he visto no me ha convencido ninguna). Por lo que veis, empezamos a acumular ideas, de un ámbito que podríamos denominar biológico, de cuya credibilidad no estamos seguros.

Teniendo en cuenta, además, que aún no se tiene muy claro la relación que existe entre la muerte del organismo completo y la de sus células. Hay que tener en cuenta que existen muchas razones por las cuales un individuo puede morir. Personalmente creo que deberíamos buscar otros caminos por los que seguir, entre los cuales me gustaría destacar la “Bioelectrónica”.

bioelectronic

Nervio artificial

Es un campo novedoso y que aún está dando sus primeros pasos, pero que promete un gran futuro. Debemos recordar que cada día que pasa la tecnología permite la construcción de sistemas artificiales más inteligentes y precisos, lo que nos podría permitir dar un paso de lo biológico a lo inorgánico. Haciendo un inciso, me gustaría recalcar que estas divagaciones se refieren a la sustitución de partes de nuestro organismo por otras creadas de forma artificial, alejándonos de los límites impuestos por nuestra propia fisiología. Puntualizar de la misma forma, que aunque los sistemas informáticos aumenten su inteligencia, esta se ve limitada por la física, así que no debemos alarmarnos.

Siempre existe el miedo a que los ordenadores sean más inteligentes que los seres humanos (ahí es cuando me planteo que depende del individuo concreto). ¿Pero acaso una simple calculadora no es capaz de realizar cálculos más rápidamente en ocasiones que nosotros mismos? Sí, pero una vez ha sido programada por un ser humano. Con todo esto sólo describo una nueva vía en la que se está trabajando, lo que no quiere decir que vaya a dar frutos. Lejos ya de los compromisos éticos.

Debemos perder el miedo a la tecnología y pensar que todo aquello en lo que se investigue es bueno, pero siempre controlando la aplicación que se da ese conocimiento. Los límites éticos son igual de importantes que los que nos impone la física y no podemos perder nuestra identidad. Todo gran avance nos hace renunciar a ciertos elementos, la electricidad nos impidió disfrutar todas las noches del manto estrellado, la combustión ensucia nuestro aire, el papel destruye los bosques… ¿Pero qué es lo dañino? ¿son los descubrimientos o las aplicaciones que surgen de ellos? No sé lo que ocurrirá si algún día alcanzamos la inmortalidad, a día de hoy es algo muy lejano, pero a veces el problema no es vivir mucho, sino vivir mejor.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (3 votos, media : 5,00 sobre 5)
Cargando…

Comentarios

Comentario

Investigador empedernido de todo lo que nos rodea. ¡Es hora de cambiar el mundo! Observemos el universo, investiguemos todo aquello que no alcanzamos a comprender y creemos un futuro a la altura!

Comments are closed.